viernes, 22 de abril de 2011

Otra oportunidad…


Sin importar las creencias religiosas de cada cual o si las poseen o no, estos días de semana santa, son de recogimiento y meditación.
Hoy, viernes santo es el día en que la tradición nos cuenta que el Maestro de Maestros, abandonó el cuerpo para ir hacia la dimensión que le correspondía a su alto estado vibratorio. Desde ese momento dejó abierto un portal para que cualquiera que quisiera evolucionar dejando morir su ego, pudiera cruzar por él.

Una de las leyes universales dice que “como es arriba es abajo y como es adentro es afuera” y es por eso que si ponemos atención veremos que todo lo que sucede afuera, también ocurre dentro nuestro.

Así como la Navidad nos ofrece la oportunidad de renacer, hay muchos otros acontecimientos que nos están dando nuevas oportunidades.

El viernes santo es el día en que podemos que miramos hacia adentro para reflexionar acerca de nuestro propio calvario o vía crucis… Todos llevamos alguna procesión interna y más grande o pequeña nos causa dolor y hasta lágrimas. Nadie está exento del sufrimiento en sus vidas y de nosotros depende quedarnos estancados asumiendo el papel de víctimas del destino o buscar salidas y encontrar soluciones para evitar o aminorar el sufrimiento. Viernes santo es el día en que una parte nuestra se muere para así poder resucitar mañana… en otro nivel de conciencia…

Resucitar es otro renacer. Es ver la vida con ojos diferentes… encontrarle sentido a todo lo que nos sucede diariamente… Es recuperar la inocencia.
No somos culpables de nada porque estamos aquí aprendiendo y tenemos autorización del Universo para equivocarnos hasta que nos salga bien… claro que sin abusar de eso.

Siempre estamos en posibilidad de resucitar… Podemos reinventarnos, dejar morir a ese ser que no nos gusta y permitir que florezca el lado más luminoso nuestro… Todos hemos cometido errores, lo asumamos o no, vamos escribiendo la historia de nuestras vidas con una larga secuencia de errores y esta es la oportunidad de perdonarnos, de perdonar a los otros que también se equivocan ya que estamos todos presos de esta humanidad que nos hace imperfectos…

Recordar nuestra humanidad, revisar nuestra vida, dejar morir al viejo ser, resucitar en la luz, son tareas que no podemos seguir postergando… La vida nos ofrece tantas oportunidades para rearmarnos, para hacernos conscientes y darle un sentido a nuestra vida que no nos podemos quejar… Aprovechemos estas fechas para resucitar a una nueva vida, a una vida más consciente.

Y como dijo alguien que no recuerdo quien es: La luz está disponible ahí para todos, es tu decisión tomarla o dejarla pasar…” y es así…. Siempre tenemos oportunidades de convertirnos a la luz… pero muchas veces las dejamos pasar o nos encandilamos tanto con ella que permanecemos ciegos…

¡Felices Pascuas para todos mis amigos lectores!

Me®

Publicar un comentario

Déjanos tu huella...