miércoles, 12 de enero de 2011

El Mar...



Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.
Viajaron al sur.
Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando.
Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura.
Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre:
-¡Ayúdame a mirar!

Tomado de “El Libro de los Abrazos” de Eduardo Galeano


Cuantas veces ante la grandeza que se impone ante nuestra mirada sentimos que no nos alcanzan la vista para mirar la magnitud de esa obra y necesitamos que nos presten más ojos para poder apreciar toda esa maravilla... 
Yo deseo que ante tus acciones, los que te observen, exclamen como Diego: ¡Ayúdame a mirar!

Mer


Publicar un comentario

Déjanos tu huella...