miércoles, 21 de enero de 2009

Buscando la Luz...




Todos conocemos a alguien que llega a  un lugar y parece que el ambiente se iluminara y todo se carga de energía y entusiamo. Son esas personas que solemos llamar “espirituales” y que son quienes inspiran al resto con el solo hecho de mirarlos o estar cerca.

La luz de una lámpara se propaga muy rápidamente en medio de una habitación a oscuras y así mismo la luz que emiten algunos seres se expande a su alrededor influenciando a las demás.

¿Por qué sucede esto? Porque estas personas están vibrando en una frecuencia más alta y su magnetismo es tan poderoso que hacen que los otros se peguen a ellos como a un imán. Todos quieren estar bajo el aura luminosa de estas personas porque es un modo de alimentarse espiritualmente.
La luz es conciencia y estos seres al estar más despiertos han desarrollado su propio estilo de vida y para muchos representan el ideal, lo que anhelan llegar a ser y así, inconscientemente se van tranformando en maestros o guias que iluminan la senda de los demás… El verdadero maestro es aquel no se propone enseñar nada a nadie como hacen los falsos maestros, sino que por sus acciones y ejemplo hace que los demás lo sigan.

Otro factor que atrae poderosamente a la gente hacia ellos es que parecieran vivir en una felicidad constante… Jamás los escuchamos quejarse de otros, o de la vida, ni siquiera del clima, ellos simplemente viven y disfrutan… Un iluminado se toma la vida con calma. Sabe que se ha anotado en este cursillo llamado vida, solo para aprender y que todo lo que vivencia no son más que lecciones así que dificilmente lo verás pegado en un drama o atormentado porque la novia lo dejó o desesperado porque lo corrieron del trabajo. Tomará cada experiencia como eso justamente y pasará la prueba hidalgamente y no culpará a nadie de sus derrotas ni se vanagloriará de sus éxitos.

Conozco a unas cuantas personas de estas a las que yo llamo “inspiradoras” porque  te impulsan hacia lo alto con solo mirarme a los ojos y sonreir… Son personas que no hacen nada para llamar la atención porque no necesitan hacerlo, la luz se impone por si misma… Están muy lúcidos y abiertos a las nuevas ideas y tienen la humildad para aprender también de los demás… Ellos se han perdonado y reconciliado consigo mismos por errores del pasado y caminan libremente sin ataduras kármicas.

Me pregunto si Jesús, mi maestro predilecto, viviera en estos tiempos ¿Cómo sería? Lo imagino siempre alegre, para nada bonachón, de carácter firme y las ideas claras… Noble y respetuoso de los espacios ajenos... Poco dado a las palabras pero si a la acción… en fin.. hablar de Jesús es material para otro post, porque este se termina aquí.

Un abrazo mis queridos amigos lectores y sigan, no se cansen de buscar la luz…

Mer
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...