viernes, 24 de octubre de 2008

Fiel a mi diseño




Todos nacemos con un diseño único e irrepetible y el secreto para ser feliz es mantenernos fiel a eso que un día esbozamos nosotros mismos sobre un lienzo y que algunos llaman esencia.

La esencia es realmente aquello que somos, así como las rosas son felices de ser rosas y no aspiran a ser magnolias y por eso podemos deleitarnos con su delicado aroma, los seres humanos también podemos despedir el delicioso aroma de la felicidad si nos ocupamos en conocernos a fondo para descubrir nuestros dones y talentos y no mirar constantemente hacia la casa del vecino para tratar de ser como él o imitar a quienes salen en las revistas y la televisión como hace la mayoría.

Si quieres ser feliz debes tener el valor de ser tú mismo y escuchar el clamor del alma que siempre nos está diciendo lo que debemos hacer, pero entre el ruido de la TV, los rings del teléfono y la música que pones mientras vas conduciendo el auto, no das espacio para escuchar a tu propia alma.

Puede que al principio te funcione vivir la vida imitando a los otros, pero llegará un momento en que no podrás sostener esa ilusión y la verdad de impondrá por si misma y ni tú ni tu entorno comprenderán lo que está sucediendo pero tu esencia buscará manifestarse y sentirás que hay una fuerza interior que se expresa sin control y es que la naturaleza tiene tanta fuerza que no permite mentiras y te obligará tarde o temprano a ser lo que eres.

No se puede vivir a contrapelo. Puedes usar muchos disfraces y querer imitar a tu modelo favorito, pero si viniste a ser tulipán, por más que te disfraces por años de azucena, tarde o temprano tu aroma te delatará… y es que cada ser trae una impronta, un sello propio que no puede ocultar. Si ocuparas toda esa energía que usas en tener el derrière como Pampita te convertirías en la mejor versión de ti mismo que se pueda crear, hoy estarías feliz y no tan lleno de preocupaciones.

Lo que nos hace infelices es ser infieles a nuestro propio diseño, desviarnos de nuestra propia naturaleza escuchando a los demás diciéndonos como debemos ser. Es cierto que la sociedad pone ciertos límites que son buenos para todos, pero también crea modelos de conducta que muchas veces van en contra de la libertad esencial. A todos se nos asignan roles que debemos cumplir y es así como las mujeres nos vemos obligadas a comportarnos de determinada manera, los hombre de otra. Si eres profesional te comportarás de acuerdo al ambiente en que te mueves y queda poco espacio para la libertad y para la lealtad con uno mismo.

Ser fiel a uno mismo es un trabajo diario y constante ya que todos los días el miedo y la vergüenza nos tientan a la infidelidad. Puedes empezar a practicar la fidelidad contigo, con pequeñas cosas como no decir nada que no pienses o sientas, o no ir a lugares que te desagradan… de a poco y con la practica te irás encontrando a ti mismo y ya no podrás cometer infidelidades porque estarás en una vibración de total autenticidad, habrás aprendido a ser real y el Universo te compensará todos los días por ello.

Recuerda que eres tú mismo quien esbozó cada característica tuya antes de nacer así que es un deber ser fiel a ti mismo y a tu diseño.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...