domingo, 7 de febrero de 2016

2016, un Año muy Mono…



Sí, el lunes 8 de febrero del 2016, junto con la Luna Nueva, celebramos el Año Nuevo Chino y comienza el año del Mono de Fuego que volverá nuestras vidas sumamente entretenidas. ¿Alguien puede aburrirse teniendo como compañía a un mono?

Mono es un nombre genérico que se da a todos los primates o simios que preceden al hombre en su evolución y podríamos decir que este año invita a dar ese gran salto evolutivo que vinimos todos a dar en esta encarnación… Tal vez hasta encontremos el eslabón perdido ya que los recursos con que contamos en este tiempo son ilimitados.

El mono es el noveno signo del zodiaco chino y es quien invita a la expresión plena del SER. Podemos comparar al mono con un joven adolescente que descubre la vida y se entrega a vivir deseoso por conocerlo todo y experimentar…
La rebeldía (en algunos dormida) despertará para crear conciencia de que todos poseemos el don de la libertad y aprenderemos a hacer uso de el.

Los expertos en horóscopo chino dicen que nacer bajo la influencia del Mono es de buena suerte y que un año Mono de fuego trae abundancia y buena salud, aunque también muchos conflictos y enredos.

El mono llega para enseñarnos espontaneidad. Nos hace valorar la importancia de ser honestos en nuestras expresiones tanto verbales como de acciones… Este tiempo es para vivirlo desde el corazón y en eso no podemos tener mejor maestro que a este alegre primate.

Se tiende a llamar ‘monos’ a quienes están guapos y agraciados y en el año que iniciamos pronto, no habrá quien se sienta feo o poco agraciado porque la verdad es que la belleza es algo que se proyecta desde el alma y al mono, aunque lo llamen feo y mal oliente, proyecta tanta gracia que nadie se queda en mirar esos cuerpos peludos y esa caras llenas de muecas sino que ven la pureza, la inocencia y alegría que regalan con sus monadas…

Se dice monería a esas acciones graciosas que nos brotan del alma o a objetos bellos que vemos por ahí… y a eso quiere invitarnos el mono este año: a poner el foco en las cosas buenas de la vida… a poder distinguir lo bello que hay en cada situación y a no tomarnos tan en serio… a reírnos de todo y por todo.

Los monos suelen ser agotadores. Si has visitado cualquier zoo sin duda que quedaste extasiado mirando durante varios minutos las constantes monerías de este mamífero del cual dicen que descendemos… y algo de mono todos tenemos.

Y este año será bien ‘mono’ porque iremos de sorpresa en sorpresa o de monada en monada… Arriesgar y osar serán nuestros dos verbos favoritos y crearemos un santuario –espacio– para la diversión y el goce porque la mejor lección que aprenderemos es que no todo es esfuerzo y trabajo en la vida.

Al ser fuego el elemento gobernante en este año podemos sufrir ataques de desmesurado optimismo y atrevernos a realizar lo que antes creíamos imposible… Adelante… porque en eso el mono tiene mucha razón: Nada es imposible… y quitaremos la barrera de lo posible e imposible que solo existe en nuestra mente.

Y si en algo tiene maestría el Monito de fuego es en el maravilloso arte de FLUIR… de dejarse llevar por los ritmos y aconteceres de la vida sin oponer resistencia y disfrutando de cada prueba que se pone en su camino… ¿Han visto ustedes a algún mono conflictuado o deprimido? No, porque ellos fluyen desde su sentir inmediato y no se estancan en el pasado ni especulan con el futuro… Ellos están siempre presentes aquí y ahora.

Un año que invita a hacer monadas, experimentar y aprender el, hasta hace poco, complicado arte de vivir a pleno.
Un año que no dará espacio al aburrimiento ni a la queja…

Un año muy mono que invita a hacer monerías y a sentir que somos una monada!

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...