sábado, 30 de agosto de 2014

Agosto Liberador



Después de vivir la triada de los meses de prueba –mayo, junio y julio– agosto parece un remanso de paz… aunque la procesión siga por dentro. 

Realizamos una gran tarea… si superamos la triada es porque hemos elevado suficientemente nuestras vibraciones y formamos parte del equipo seleccionado para continuar con la ascensión de nuestro amado planeta. Y todo esto siendo conscientes o no de ello.

Elevar vibraciones implica dejar muchas cosas atrás. Algunas con pesar y hasta con sufrimiento. Pero es parte del proceso de ascensión purificarnos a través del fuego sagrado del dolor. En la tridimensionalidad el dolor produce la alquimia de transmutar el plomo en oro. Dentro de nosotros nos hemos transformado desde lo más grosero a lo más sublime y recién ahora podemos llamarnos de verdad seres espirituales.

Antes buscábamos respuestas desde la mente y parecían satisfacernos. Ahora se nos hace incomprensible el razonamiento porque se ha activado el cerebro del corazón y todo es procesado desde allí.
Nuestra alma recibe una información energética desconocida hasta ahora y con ella nos renueva. Nuestras células cerebrales dormidas se están despertando y somos capaces de comprender verdades que parecen de pererogrullo pero que antes éramos incapaces de comprender…
Es reset es al alma, a la mente y al corazón porque quien comanda ahora nuestra vida es el Espíritu.

Estuvimos en medio del caos, donde todo se presentaba tan confuso pero hizo su entrada en Sol en Virgo poniendo orden en la galaxia y también en nuestras vidas. Ahora reina la claridad y conocemos la libertad. No podemos seguir atados al compromiso o la obligación. Reconocemos la necesidad de hacer solo aquello que esté en resonancia con nuestra alma y haga vibrar al corazón.
Agosto ha sido paciente esperando nuestra purificación y podemos decir por fin que nos hemos limpiado de máscaras, oscuridades y apegos. Todo ha quedado por fin al descubierto, nada puede quedar oculto y la verdad nos hace verdaderamente libres…

Sí, nos estamos convirtiendo en una humanidad verdaderamente humana… más sensible, compasiva y amorosa. Descubrimos que siempre hemos sido hermanos, hijos de esta bella Tierra y herederos de la grandeza… y hacia allá nos dirigimos. Aceptamos también que portamos dentro de nosotros la divinidad que se está activando solo desde hace unas semanas desde nuestro propio ADN… y nos seguimos liberando de las últimas capas de ego.
Llegó el tiempo del secado cósmico, donde exponemos a la luz todo nuestro ser para ser recalibrados al máximo y despertarnos de este sueño milenario.

La angustia, el desconcierto y los continuos mareos que antes sufríamos por el cambio frecuencial del planeta y de nosotros mismos han quedado atrás y ahora solo respiramos calma y sosiego…

Vienen momentos de muchas alegrías y sorpresas para todos quienes han hecho la tarea… Es la recompensa por haber confiado y haber abierto los brazos en aceptación y entrega…

Solo queda dar las Gracias a este bello agosto liberador…

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...