lunes, 2 de mayo de 2011

Un Universo atento…


El Cosmos funciona como un gran espejo mirando hacia nosotros… por eso desde cualquier lugar que reciba una energía la refleja y la devuelve... amplificada…

Cada pensamiento, acción, emoción, sentimiento, palabra que emitimos es proyectada hacia este Universo –siempre atento– que nos devolverá el reflejo de nuestra acción.
Si juzgamos, el Universo nos juzgará… Si maltratamos el Universo nos maltratará… Si aceptamos a los demás, seremos aceptados… Parece tan simple pero en realidad es muy difícil llevarlo a cabo en la cotidianeidad.

No podemos esperar tener buenas relaciones con el Cosmos si nos llevamos pésimo con cada ser que nos rodea. Si ignoramos a la gente en la calle, si maltratamos a los animales, si nos hacemos los pillos en el trabajo, si engañamos a nuestra pareja…

Te estarás preguntando por qué las cosas no te están resultando últimamente y la respuesta puedes hallarla revisando las energías que estás enviando.

El Universo es de una inteligencia ilimitada… nadie podría engañarlo porque el solo recibe la vibración que emitimos y esa misma vibración repetirá –a veces con efecto lupa– para ti. El no tiene tiempo ni ganas de averiguar cual fue ese pensamiento o acción, simplemente reflejará la misma tonalidad vibratoria… Si vibras en oportunismo, de eso más recibirás… Si vibras en engaños, engaños vivirás…

Una situación que aparece muy seguido con personas que hablo de esto es que al tiempo vienen y me refutan: Esas son pavadas, yo ahora tengo mucho cuidado con lo que envío al Universo, pero igual no me devuelve lo que yo espero Y ese es el punto… No debemos esperar nada…

Nuestras acciones y pensamientos nacen siempre desde el corazón… un corazón puro quiere decir “incontaminado” neto, verdadero, esencial, fiel a su esencia… Honesto… y si pones en tu cabeza pensamientos con la sola idea de agradar al Señor Universo estás actuando de forma interesada…y el Padre Universo así lo leerá.

Muchas veces creemos que Dios, el Universo o los demás ni se enterarán de tus planes… y puede que así sea porque no imagino a nadie con la capacidad –ni el interés– de espiar las acciones de los 7 mil millones de habitantes de este planeta. Pero ya te dije: el Universo sintoniza con la nota vibratoria que tu emites y la reflejará y hasta amplificará… ¿Captas?

No se puede tener intenciones ocultas cuando nos relacionamos con la Luz…
Ella llega a todos los rincones, baña los espacios y descubre cualquier telaraña

Así es amigo lector… Por más que sientas muy requeté listillo, hay energías a las que no puedes engañar. Podrás timar a quienes vibren en bajas frecuencias y sintonicen con lo que envías… pero con ese espejo atento que te refleja desde el cielo, no puedes…

Si no me crees inténtalo… y después me cuentas…

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...