jueves, 14 de agosto de 2008

La Luciérnaga y la Serpiente



Cuenta una fábula que en cierta ocasión una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía muy rápido y llena de miedo de la feroz depredadora, pero la serpiente no pensaba desistir en su intento de alcanzarla.

La luciérnaga pudo huir durante el primer día, pero la serpiente no desistía, dos días y nada, al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga detuvo su agitado vuelo y le dijo a la serpiente: ¿Puedo hacerte tres preguntas?

No acostumbro conceder deseos a nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar, respondió la serpiente.

Entonces dime:¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?¡No!, contestó la serpiente.

¿Yo te hice algún mal?¡No!, volvió a responder su cazadora.

Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?

¡Porque no soporto verte brillar!  fue la última respuesta de la serpiente.


Moraleja: No temas ser devorado por una serpiente envidiosa… Sigue brillando, sigue avanzando porque tu esencia es brillar y el Universo compensa a todos los seres de Luz.

Recuerda siempre: El envidioso es el que más sufre porque con su envidia solo se hace daño a si mismo… Pero la Luz siempre triunfa…


Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...