miércoles, 16 de julio de 2008

El ciruelo y el trigo


En la espaciosa llanura alfombrada por el césped, adornada por las flores y protegidas por grandes y omnipotente árboles se encontraba un ciruelo de jardín mediano. En cada primavera su orgullo aumentaba inmensamente al llenarse de flores. Se sentía el rey de la llanura y el árbol más bello. Se jactaba de que varios de los animalitos se acercaban a el en busca de alimento, a pesar de que sean puros insectos. Hasta que en una primavera apareció una plantita nueva en la llanura, justo cerca del ciruelo.
-¿Y tu quién eres?- pregunto intrigado el cerezo.
-Soy una espiga de trigo.
-¿Una espiga? Jajá, ¿y qué haces aquí?, pregunto aliviado ya que dicha planta no le representaba competencia.
-Vengo a convertirme en miles y a esparcirme por la vasta llanura. Mis granos alimentarán a las aves del cielo y a los animales del campo.
-Veo que eres una espiga muy presumida, qué te hace pensar eso?.
-Con el tiempo verás contestó tranquilamente la espiga.

La primavera pasó y tras ella el verano. El ciruelo como siempre se llenó de abejas, avispas y mariposas entre otros insectos y animales. En cambio la espiga maduró, soltó sus granos y se secó. Ahí está el fin de la vanidosa espiga, tendrá suerte si alguna de sus semillas sobrevive pensó el ciruelo.
Al llegar nuevamente la primavera el ciruelo notó que alrededor suyo y un poquito más lejos empezaban a crecer varias espigas más. Pero no se preocupó mucho, menos aún cuando vio que las espigas maduras eran atacadas por aves y roedores que se comían sus granos. Este seguro que sí es el fin de la vanidosa espiga pensó con alegría. Una vez más llegó de nuevo la primavera y una tras otra fueron pasando. El ciruelo sintió que había sido derrotado. Gran parte de la vasta llanura estaba cubierta de trigo. Y tal como lo había anunciado la primera espiga, las aves y los animales del campo se alimentaban de ellas y a pesar de esto, nunca menguó su número, al contrario aumentaba cada vez más. Deprimido el ciruelo le preguntó a una de las espigas cómo lo lograban. Esta le contestó:

- Parte de nuestro grano es para los animales que nos acosan y la otra parte es para seguir multiplicándonos cada día más. Parece absurdo, sabes? Pero no importa lo que digan o piensen de ti, lo que vale es lo que tú pienses y creas de ti mismo. Siempre hay que tener varias metas y muchas ideas para ir logrando lo que uno quiere. Varias de ellas pueden fracasar, pero otras se lograrán y se multiplicarán. Así como varias de nuestras semillas se pierden, otras se transforman en nuevas espigas y por eso jamás nos damos por vencidas.


Desconozco el autor.

Me®
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...