miércoles, 29 de julio de 2015

Luna Llena y Azul: Volvernos Acuarianos…



El 31 de julio habemus segunda Luna Llena en este mes (la primera fue el 1 de julio en Capri), fenómeno al que llamamos Luna Azul y esta vez se forma en su tránsito por Acuario, signo reformista, que impulsa –más bien obliga– a cambiar la mirada que damos al mundo.
Desapegarse de ideas, creencias arraigadas, posturas, visiones de vida o formas de manejarnos cuesta tanto… No es que un día decidas dejar de juzgar a los demás y al día siguiente te levantes incapaz de emitir un juicio. Hay que poner consciencia y conciencia en ello para no pillarte enjuiciando a la vecina porque bebe o a tu jefe porque grita todo el día e incluso al clima porque amaneció lloviendo…

Tiempo de ampliar la mente hacia lo ilimitado del amor… porque por más que creas que amar es un sentimiento, el más puro Amor es un estado de conciencia al que debemos llegar como meta en esta ascensión evolutiva. Y hablamos del amor Universal, compasivo, ese que une a todos los seres humanos y no ese remedo de amor que se vive sentimentalmente, que generalmente no se vive desde la conciencia, sino desde los sentidos, guiados por el ego.

Con Quirón en trígono con Marte nos acercamos a la recta final de este proceso sanador que iniciamos hace casi 40 meses (el 40 es un número esotérico) y solo resta limpiar la mente (Acuario) para aceptar que somos puro corazón (Leo) y desde ahí empezar a vibrar para manifestar nuestro SER. No es fácil porque desde la más tierna infancia nos prepararon para funcionar desde el cerebro y ahora toca retroceder… volver a ese punto de partida en que optamos por los caminos de la mente, dejando atrás la ruta del amor… Y es que la mente tiene un socio mayoritario llamado Ego que nos lleva a la división, a clasificarnos entre humanos, a alejar a los que no me sirven y acercar a los que me pueden ofrecer algo… En cambio el corazón no discrimina, para él todos somos lo mismo, solo que en diferente etapa del proceso. Unos más adelante, otros más atrás, pero una misma chispa con destino de llamarada.

Esta Luna acuariana además de conectarnos con esa libertad intrínseca que todos poseemos pero que no rescatamos porque la mayoría no sabe que la portamos dentro, nos invita a aceptar ese lado único, quizás diferente que todos tenemos. Es el momento justo de quitarnos el uniforme que la sociedad nos impuso y sacar lo verdadero. Eso que es quizás especial o raro para otros, pero que forma parte de nuestro ser esencial y es el regalo divino otorgado para poder cumplir la misión individual que traemos todos, sin excepción, al nacer… Sin atrevernos a SER nosotros mismos esa misión quedará inconclusa.
Como ritual para esa noche  podemos hacer un paquete imaginario con todos nuestro pudores y timideces para lanzarlo al Universo porque se acabaron los días de ocultamientos y miedos. Se impone esa la Luz brillante que brota desde el centro del corazón y FLUYE… ENTREGA…

Y con el regente de Acuario, Urano en viaje de retroceso podemos hacer una parada para re-visar y re-flexionar como nos está yendo con el cambio –cambio de paradigma, de ideas, de amistades, de residencia, de trabajo, de look, de conciencia…– y si no has hecho las debidas modificaciones, estás a tiempo de entrar en esta vuelta superior de la espiral para acceder al próximo nivel de conciencia hacia el que nos abre la puerta esta luna acuariana.

Allí en el área donde tienes al signo del aguador en tu carta será donde debas focalizar la atención por estos días y poner la energía necesaria para integrar –y vibrar en– esas características que simbolizan la gran revolución acuariana que irrumpe en la vida de cada uno: Libertad, Igualdad y Fraternidad… que podríamos resumirla en UNICIDAD…

Aprovechemos este regalo cósmico volviéndonos cada día más acuarianos…

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...