domingo, 31 de julio de 2011

Imbolc: Invitación a renovarnos


Imbolc es una fiesta celta celebrada el 1-3 de Febrero y en el hemisferio sur el 1-2 de agosto.

Imbolc significa "ombligo" y hace referencia al momento del parto, cuando naces a la luz luego de meses de gestación. Esta celebración nos invita a la concentración ya que la estación del frío se está despidiendo y es tiempo de asimilar todos los conocimientos adquiridos durante este periodo de recogimiento y aplicarlos a la vida cotidiana de manera concreta y real. Es la oportunidad que nos ofrece la vida para evaluar el camino que llevamos recorrido.
La Diosa protagonista de esta fiesta es Brighid, quien más tarde fue cristianizada como Santa Brígida. De ella se dice que ayuda a los nacimientos tanto de humanos como de animales, impulsa a los nuevos brotes para que salgan a la luz y que es el ama y señora de las nieves. Ella es quien nos rescata de las sombras a la luz. Ella es la diosa de la fertilidad y es por ello que es patrona de artistas y poetas… Brighid sale a despertarnos del letargo invernal y nos advierte que una vida monótona y rígida solo produce esterilidad y que para ser felices debemos estimular al máximo nuestra creatividad. Antiguamente se creía que los dones y talentos de expresión les eran dados en calidad de préstamo y por ello debían aprovecharlos al máximo porque nunca sabían cuando les serían reclamados.

Tradicionalmente la fiesta del Imbolc honra a las semillas que están bajo tierra y empiezan a germinar… Es un despertar a la luz, un nuevo nacimiento y por eso la importancia que le damos a esta celebración
Estamos en el periodo de gestación… muy pronto podremos salir de las sombras a la luz así como los brotes de semilla luchan por llegar a la superficie para sentir los primeros rayos del sol… Estamos haciendo conciencia de somos guerreros de la vida y debemos vencer obstáculos para llegar hasta la luz. Es preciso prepararnos, hacer planes y proyectos que alumbraremos cuando los días sean más largos y el calor reine allá afuera.
Los antiguos celtas aprovechaban de dejar sus velas en la ventana para que Brighid las bendijera como símbolo de la luz que se aproxima y llenará sus vidas.
Ya no hay excusas para quedarse pegados en lo viejo (cosas, situaciones, relaciones, ideas), es la hora de crear un espacio para lo nuevo. Podemos sentir como emergen desde las entrañas de la tierra energías poderosas que llenarán de frescura nuestras vidas y purificarán nuestras mentes para dar paso a la creación y la originalidad.
Prepara tu propia renovación y decide que quieres “ser” y “hacer” de ahora en adelante. Honra esa semilla que llevas dentro de ti y que es  ese don de creatividad que te ha sido dado para usar en todo momento… Honra la fecundidad interna, de tu cuerpo, de tu mente… Honra la luz que llegará muy pronto... Honra esa luz que llevas dentro.

Es mi deseo que la diosa de la fecundidad te permita un alumbramiento feliz!

Me® 
 
Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...