Compañeros de viaje...

sábado, 30 de julio de 2011

Callar la mente = Meditar



La meditación es una disciplina  milenaria que ha permanecido a través de los siglos y continúa  enriqueciéndose  por todas las tradiciones espirituales que la han incorporado entre sus métodos. Esta práctica tiene como objetivo simplemente acallar la mente, interrumpiendo ese constante diálogo interno que tenemos todos en nuestra cabeza que nos impide estar en el aquí y el ahora porque nuestros pensamientos nos llevan tanto hacia el pasado como al futuro.

La esencia de la meditación es hacernos conscientes de nuestro ser y desarrollar mayor conciencia para poder tener la capacidad de descubrir por nosotros mismos que no somos ese cuerpo y esa mente que creemos ser sino que dentro de ese cuerpo y esa mente habita el yo superior que es nuestra real y divina esencia.

Cuando entras en un profundo estado meditativo logras separar tu yo real de ese yo ficticio… La mente (el ego) no quiere soltar el mando y por eso constantemente te lleva a un auto diálogo interno que no conduce a nada porque es como un eterno girar y girar de pensamientos, muchas veces sin sentido alguno. Solo meditando logras tomar conciencia de ese ser que tú eres. Por más identificado que estés: Tú no eres tu mente, no eres tus emociones ni tus sensaciones… tú eres algo muy superior a eso y solo generando un estado mental silencioso, dando el espacio para que florezcan la calma, la serenidad y el bienestar es que podrás alcanzarlo.

Observarte desde fuera solo podrás hacerlo en meditación y cuando logras separar claramente tu ego de tu esencia, estás generando consciencia y es allí, en la conciencia, en donde hallarás la plenitud. También comprenderás que tu ego es necesario para transitar por la vida, pero ya no estarás identificado con él. Podrás expresar claramente tus ideas y pensamientos pero ya no sentirás que eso eres tú. Te atreverás a sentir profundamente, con el corazón, pero sabrás que esos sentimientos, esas emociones, por más desbordantes que sean, no eres tú…Y disfrutarás de sensaciones, besos y caricias… disfrutarás de ricos manjares y sentirás placer, pero sabrás que no eres tú…

¿Qué sentido tiene esta “separación”? llegar a la verdad, porque solo viviendo en la verdad, haciendo consiente que somos un ser espiritual habitando un cuerpo que posee algunos comandos importantes como mente, emociones, sensaciones etc.,  es que evitarás la angustia de una existencia vana y aprenderás a vivir…

Meditar no tiene por qué ser una tarea aburrida y a veces basta con tan solo unos minutos al día. Tampoco es una práctica que genere muchos gastos ya que con solo tener un lugar en tu casa para dicho propósito será suficiente y tampoco deberás pagar a un instructor porque encontrarás muy buenos libros que te motiven a hacerlo y si navegas por internet encontrarás excelentes videos en Youtube que te guiarán.

Así que ya no tienes excusa… Solo encamina tu cuerpo hacia ese sector de tu casa que ya tienes preparada para acallar tu mente…  Será el mejor regalo para tu alma.
Si quieres iniciarte con un buen curso de meditación que te costará muy poco te recomiendo el Método Silva que podrás conocerlo aquí. Este método lo he probado y es el que uso siempre, porque me ayuda a alcanzar mis metas.

Me® 

Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...