Seguidores

domingo, 29 de enero de 2017

Tomar distancia…



Quien no ha sentido alguna vez el enorme deseo de detener el mundo para bajarse y tomar una pausa..? seguir viviendo al propio ritmo interior y sobre todo para alejarnos de esa realidad que –conscientemente o no– hemos creado para nosotros

De pronto es sano y necesario salirnos de la vorágine vital. Tomar distancia de todo el acontecer cotidiano para poder mirarnos… porque en medio de toda la acción en que nos sumergimos diariamente perdemos la capacidad de mirarnos con objetividad.

Nos pasa como cuando vemos una película o novela y nos cuesta comprender como ella, la protagonista, no se da cuenta de que el malo de su historia es justamente su marido, o su hermana… o su hija… o como el actor principal no es capaz de sentir que el asesino está justo detrás de él dispuesto a matarlo… O como la que todos creen la ‘mala’ de la historia es un hada buena y protectora… Poner distancia nos permite salir del escenario, bajarnos a la platea y mirar esa obra que es nuestra vida como en una secuencia de imágenes y no solo descubrir a héroes y villanos sino que aclararnos en cuanto a lo que llevamos avanzado y hacia donde nos dirigimos…

Y por eso me permití esta pausa. Tomé distancia de todo, incluso de mi casa y parientes… de mi amado blog y amistades en redes sociales… Me dediqué a observar desde lejos esa secuencia de sentimientos y hechos; de aciertos y errores, de luces y sombras, de penas y alegrías, de crecimiento y estancamiento, que llenan mi vida… Hacía rato que, mi cuerpo, mi mente y mi alma lo pedía… y el corazón lo suplicaba…

Quienes caminamos por la senda del espíritu sabemos que en la superficie nada importante encontraremos. Hay que llegar hasta el fondo para conocer lo que de verdad necesitamos y tener claridad respecto a quienes somos y hacia donde vamos.
Nos hemos vuelto tan monos (justo cuando dejamos el año del mono) y solemos hacer o imitar lo que los demás hacen y es así que terminamos dejándonos llevar por el resto y perdemos nuestra brújula… y para recuperarla hace bien retirarse.

Una vida prefabricada no va con nosotros… Hacer lo que todos hacen… llevar una vida de autómata en esta sociedad y cumplir con los mandatos de otros para vestirnos, comprar, vivir, pasear o divertirnos no esta en nuestro target… no vinimos a cumplir las expectativas de los demás…

La senda espiritual requiere libertad… autenticidad… escucharse constantemente, pero vivimos tan sumergidos en la agitada cotidianeidad que dejamos de oírnos por el constante ruido exterior con que nos llena el sistema… y por eso es bueno alejarse… dejar el ruido… abandonar la rutina para conocernos mas y mirar así, un poco de lejos lo que es nuestra vida…

Así, mirada desde la distancia mi vida resulta un poco latera (aburrida) porque ya no corro detrás de éxitos ni me vendo para pertenecer a una elite… pero cuando has elegido vivir desde el alma y no a través de tu ego, deja de importarte la opinión de los demás… Recuperas tu poder interior porque empiezas a vivir desde el corazón… Te conectas…

Tomar distancia me ha permitido un mayor conocimiento de mi misma, de los demás y sobre todo clarificar mis objetivos. Ya tengo claro lo que quiero y hacia allá me dirijo.

Gané una experiencia maravillosa… me reencontré conmigo misma… Retomé mi camino porque entre tanta distracción de pronto terminaba andando por otras sendas ajenas a lo mío, me separaba de mis sueños… me perdía.

Y aquí estoy… Más crecida, mas contenta, mas centrada… Desde la distancia pude verme como lo que realmente soy: Un alma viajera, que solo está de paso por aquí y que no quiere perderse nada… Este viaje llamado vida es maravilloso y detenerse en banalidades le resta placer y felicidad… Este tiempo me ayudo a tomar una firme decisión: He decidido SER FELIZ… porque se que ese es mi destino…

Gracias a todos mis amables lectores que me escribieron preguntándome las razones de mi alejamiento… Les llevo siempre en mi corazón…
Gracias por leerme y darle sentido a este blog.

En Alegría, Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Trump, un alma servidora...



Parece tan contradictorio que en tiempos de mayor claridad y purificación, elijan como gobernante del país más representativo de lo que es nuestra sociedad, a un ser que carga sobre si mismo toda la energía de lo viejo, de lo que estamos dejando… un ser que vibra en paradigmas arcaicos y que provoca tanto rechazo… Y es la señal de que el viejo sistema patalea y está dando manotazos de ahogado.

En realidad puedes encontrar chocante y repulsivo a este personaje y reírte de su escasa evolución… pero ojo… cuidado con quedarnos solo en las apariencias. La mente dual quiere hacer juicios… pero el alma sabe que esto no es mas que el reflejo de lo que somos nosotros mismos…

Todas las almas vienen – venimos– con un programa ya trazado, aunque no lo recordemos, hemos escrito el guion, hemos diseñado el escenario y escogimos a cada uno de los actores que nos co-representaran… Y es así como esta alma servidora se ha puesto a disposición nuestra para hacernos de espejo y reflejar lo que hemos construido como sociedad.

Alguna vez hablé en este blog de los buenos y los malos y para comprender este post tal vez deberías leerlo.
No existen las personas buenas o la gente mala… existen gente, personas, a las que podemos detonarles lo bueno o lo malo… Alguien que es muy bueno con sus hijos puede ser muy malo con sus empleados… o alguien que se comporta como un santo en publico puede ser un demonio en casa… Todos llevamos dentro dos fuerzas que pugnan por salir… Luces y sombras se manifiestan en todo momento y negar alguna de esas fuerzas es estar completamente dormidos…

Sin importar la apariencia burda y hasta repulsiva de este geminiano, debemos conectar con su alma y reconocer en el la valentía de enfrentarse a la ardua tarea de gobernar a una potencia mundial, de ponerse en la mira de todo el mundo, de arriesgarse a perder libertad de acción y decisión… porque quien gobierna está detrás, él es solo la imagen de un gobierno.

¿Qué lo está haciendo mal? No!
Si lo observamos a través de los ojos del ego claro que lo está haciendo pésimo… pero si miramos con los ojos del alma debemos agradecer que alguien se atreva a hacer de bufón para ver lo superficiales que somos, lo desconectados de nuestro interior, lo ambiciosos que nos hemos vuelto, lo competitivos y deshumanizados… Nos importan más las cosas que las personas… ponemos altas barreras en nuestras casa para separarnos del resto y solo por cuidar nuestros “valores” materiales… Ridículo? Sí, tal como vemos a Trump…

Y donde quedó aquello de “todos somos uno”? Es fácil decir todos somos uno con la Madre Teresa o con los niños asesinados o los animales abandonados… pero nos cuesta una barbaridad ser uno con Pinochet, con el asesino de esos niños o con quienes abandonan a los perros en una fría noche, en plena lluvia… o con Donald…

Yo creo que este Señor Trump lo está haciendo bien… que es maravilloso sentir esa vergüenza ajena al verlo expresarse, grandioso sentir compasión al verlo burlarse e imitar a otros… porque el es otro tu –otro yo– que ha salido al escenario a mostrarnos cuan ridículos y banales somos como raza, como personas… Y está cerrando un gran ciclo en la vida política y social del mundo entero… Se ha puesto ahí justamente para permitirnos dejar atrás todo aquello que él representa hoy.

Trump es un alma puesta allí donde está por nosotros mismos. Ha salido al escenario para mostrarnos un reflejo de lo que tú y yo somos… ¿Te parece chocante? Pues tendrás que aprender a vivir con ello. Somos seres desconectados de lo esencial y nos hemos quedado en la apariencia de las cosas, de las personas, de las situaciones… ¿Alguien sabe lo que siente Trump al saberse no aceptado, no querido por la sociedad?  Tal vez sus acciones no son mas que una defensa al desamor que él ya conoce desde niño.

Empecemos a mirar con los ojos del alma… sin juicios, sin críticas, solo con aceptación y gratitud a esta alma que se ha puesto al servicio nuestro, que ha venido a espejarnos porque sus acciones, en los niveles álmicos son enseñanza pura… Bajemos la soberbia y la crítica para simplemente ver al nuevo presidente de los Estados Unidos como lo que es: un alma servidora…

En Alegria, Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

sábado, 28 de enero de 2017

El Fuego de Chile…



Chile es un país que desde siempre ha tenido una muy cercana relación con el fuego. Desde el gran espacio que concede al color rojo en su bandera, pasando por tener al metal cobre como sueldo principal, hasta en la gran cantidad de volcanes que nos rodean a lo largo de todo el territorio.

Si miramos su Carta Natal vemos que tiene a Sagitario –fuego mutable: que se expande, que crece, que viaja y recorre– en su ascendente y a Marte, planeta significativo del fuego, en su Medio Cielo…
Diríamos que somos muy fogosos los chilenos… pero ni tanto (recordemos que el sol esta en Virgo). Esto no tiene que ver con lo sexual sino que el fuego más básico, más primitivo… esa fuerza de la rabia, las quejas, el poder, la competencia, los abusos, la ira contenida –como lava de volcán siempre a punto de estallar– y la envidia, ese dolor de ver a otros con lo que deseas para ti… El bullyng es un fuego muy destructor y que usamos mucho en Chile, especialmente los medios de comunicación… El futbol, ese frenesí que despierta “la roja” en la mayoría de los habitantes de este largo y angosto país es también un fuego latente… Siempre ahí esperando ser despertado para manifestarse… y se ha despertado… vaya como ha salido de su latencia este Señor fuego que está consumiendo miles de hectáreas de bosque nativo  y nuestras esperanzas…

De pronto andamos muy acelerados, con la cabeza llena de cosas por hacer, sin tiempo para el relajo y más encima bajo una temperatura de 35º como promedio… El calor nos pone tensos… el cuerpo pide descanso y al no tenerlo se frustra, vienen la rabia… y eso nos pone muy fueguinos (para no decir fogosos) a los chilenos. Ante cualquier contrariedad encendemos una chispa y sin darnos cuanta creamos una hoguera de enojos, cólera, y no siempre lo expresamos… queda latente esa energía en el ambiente y es así como mi rabia, tu rabia, la de tantos que habitamos este largo y bello país esta flotando en el aire… es fuego energético y se materializará apenas alcance las unidades de energía que necesita la materia para manifestarse.

Somos humanos, lo se… Es ¿natural? sentir enojo, frustración, ira… pero también somos espíritu y podemos dominar ese fuego que nos consume y transmutarlo en algo menos dañino para nosotros, para el entorno y para los demás.

Este fuego que arrasa, que quema, que destruye a nuestro país es tu fuego, mi fuego, el de todos que está en el aire… Hemos creado tamaña bola ardiente que consume hectáreas de bosques y pretende arrasar con el país…
No culpemos a nadie, somos responsables de estos incendios porque hemos aportado una chispa, ya sea consciente o inconscientemente.

El fuego destruye… pero también purifica
De la destrucción siempre algo nuevo se construye… Tal vez era necesaria esta limpieza territorial… Aunque duela, pero para poder renacer hay que dejarse morir… Y de alguna manera todos estamos muriendo de tristeza, (por favor de rabia no), de dolor, de impotencia ante este monstruo que avanza consumiendo bosques y prados… pero también estamos viendo que hay hombres sacrificados que lo están dejando todo por apagar este incendio y que no reciben sueldo alguno por exponer sus vidas… Tal vez esto sirva para que por fin decreten que los bomberos chilenos DEBEN percibir un sueldo por realizar tan abnegada labor.…

Este fuego es también iluminador y está poniendo luces en muchas zonas oscuras… como en el negocio de las forestales…
De algún modo se está quemando lo viejo para que pueda nacer algo nuevo… y en esa creencia estamos aceptando y mirando sin quejas, sin odio sino con gratitud este fuego purificador que nos consume a todos los chilenos…

Quizás podríamos transformar el fuego de la rabia y la prepotencia en pasión, pero pasión de la buena, de esa que te impulsa, te eleva, te arrastra a conseguir metas que a ratos parecen inalcanzables… Esa pasión que inspire a otros, que les invite a seguirte, a crecer, a iluminarse… Ese fuego es maravilloso porque se transforma en luz.

Lo que está sucediendo con nuestro bosques no es ajeno… No es algo que vemos por televisión, ni es cosa que le pasa a otros. Nos está pasando a todos.
Nos estamos quemando… Ardemos… nos consumimos en ira, frustración, rencor, venganza…

¿Por que no empezamos a trabajar nuestro fuego primitivo para volverlo más elevado? Podemos comenzar ya mismo eliminando la crítica, la competencia, el enojarnos por pequeñeces, la burla, la impaciencia, el chaqueteo, las agresiones de todo tipo… Apaguemos los incendios dejando salir nuestra propia agua interior: empatía, sensibilidad, comprensión, aceptación, afecto… solidaridad, compañerismo… Siempre podemos transmutar las energías… y el fuego es un gran transmutador.

Estos grandes incendios están mostrándonos (como todo lo que sucede en nuestro entorno) que somos un país ardiente… que hay muchas rabias y rencores… y que es tiempo de sanar… Sanemos juntos a Chile porque somos todos uno y si gobernamos nuestros fuegos internos controlaremos los incendios externos…

En Alegría, Amor y Conciencia…

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

2017 Año del Gallo de Fuego



En lugares de mayor conexión con la naturaleza, en donde se vive a tono con los ritmos naturales, es el gallo el encargado de avisarnos que el Sol está despuntando… y es este mismo Señor Gallo quien llega ahora para despertarnos a todos del gran sueño existencial… y se ha hecho notar bastante porque desde hace unos días que estamos escuchando su kikiriki…
¿Quién no está bien despierto en estos tiempos?

Cuando llega un elegante gallo al corral las gallinas se revolucionan… Tanto cacareo, tanto desorden, tanta frivolidad, lo ponen mal y así será que con su cresta enrojecida de arrogante orgullo, se impondrá como el jefe del gallinero y todas las gallinas lo aclamarán.
Y es que nada puede gustarle más a un vivaz gallito que ser reconocido… Su vanidad le hace buscar mil maneras de llamar la atención y eso no tiene nada de malo cuando se trata de hacer justicia, exigir honestidad y transparencia, recuperar el valor como una virtud y enseñar a ser leales a los demás.

El Mono vino a desordenarlo todo. Entre monada y monada hizo de nuestras vidas un caos y ahora entra esta preciosa y colorida ave cantora para poner orden… ¿Orden? Pues si, el gallo como jefe del gallinero tiende a ser autoritario… sin llegar a ser dictador impone su voluntad más bien como un padre que anhela para sus retoños (todos nosotros) una vida plena de armonía. El entra ahora para hacer una limpieza general. Tomará de cada uno de nosotros lo que realmente sirva y lo que no, lo tirará… Nada de apegos innecesarios. Quédate con aquello que aporte a tu vida luz, belleza, crecimiento, alegría, prosperidad, y felicidad.…
Empieza por ordenar tu cuarto, tus armarios, tu casa… Elimina todo lo que ya cerró su ciclo en tu vida y deja espacio para aquello nuevo que este año –seguro– te traerá.
Después ordena tu mente… Sí, medita aunque sean 5 minutos por día y se selectiva con tus pensamientos: cuando te descubras pensando en negativo, rápidamente cambia, elevando la frecuencia vibratoria con pensamientos de alegría y felicidad… Así poco a poco tu vida se ordenará.

Acciones favoritas del Gallo de fuego son ordenar, disciplinar, equilibrar, y son tres verbos que conjugaremos todos desde hoy y hasta el 15 de febrero del 2018.
El gran sentido de justicia de este encrestado Señor nos mantendrá a todos ocupados en marchas por la paz, en defensa de la ecología, contra el maltrato animal, y apoyando a refugiados, desamparados y los más débiles.

Siempre que vivimos un año gallo grandes cambios suceden en el planeta… tal vez no los apreciamos en el momento pero más tarde reconocemos que fue justamente bajo el gobierno de este animalito del zodiaco chino cuando se inició todo.

El fuego quema la madera, funde el metal, evapora el agua, hiere la tierra, consume el éter… Así que este año habrá mucha destrucción en el plano de las ideas y creencia. Todo lo que considerabas solido e indestructible puede derrumbarse ante tus pies, ya sea una relación, un trabajo, un estilo de vida… Este fuego galluno puede volver cenizas todo a su paso para permitirte construir de nuevo… Y eso si que es un regalo ¿Cuántas veces soñaste volver atrás y hacer todo de nuevo? Pues ahora el Gallo de fuego te permitirá hacerlo.

Por eso abre tus brazos y abraza este gran cambio que llega a tu vida… No intentes quedarte pegado a tus miedos porque el gallo te enseñará de modos nada diplomáticos a volverte valeroso e ir a luchar por tus sueños.

Será un año fuerte. No tan caótico como el estresado mono, pero lleno de experiencias.
Es el comienzo de una gran reforma a nivel mundial. Nada quedará estático, todo será modificado al paso del elegante y colorido Gallito de Fuego.

Un ritual?
Sí, todos los días al levantarte respira muy hondo, mira a tu alrededor y agradece… Vive en Gratitud constante y eso sanará todos los espacios de tu vida que requieren curación…
Invita cada mañana a tu vida que llegue la calma, vas a necesitar toneladas de ella porque, aunque este no es un gallito de pelea, nos mantendrá encolerizados… Respira hondo y sigue agradeciendo…

Bueno queridos amigos… junto con este gallito he vuelto yo… Fue difícil mantenerme alejada de mi blog por todo un año, pero fue un trabajo interior necesario y muy gratificante…

Les deseo a todos un Feliz Año del Gallo de Fuego…

En Alegría, Amor y Conciencia

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Déjanos tu huella...