Seguidores

jueves, 6 de febrero de 2014

Disfrutando del camino...


Con cada paso hundo mis pies en la arena, a ratos húmeda y otros seca… Adoro sentir esos minúsculos granitos perfilando mis dedos, mis plantas y mis talones produciendo ese cosquilleo que me hace sentir viva y no puedo evitar sonreír…
Con cada paso me siento más viva aún y oigo la brisa rugir en mi costado mientras veo mi pelo elevarse para ir tras ella… y cierro los ojos suplicándole al viento que no arrastre mis cabellos sino que se lleve con él algunos recuerdos que están molestando, alguna pena que reaparece de vez en cuando y sobre todo que se lleve esta inseguridad que me acompaña desde la adolescencia. Quiero caminar firme, segura, sin prisas y confiada como cuando era una niña y no sentía miedo de explorar…

Me cuesta perdonarme por haber estado desconectada de la naturaleza por algunos días y haberme sumergido en el mar de las dudas dándole vueltas una y otra vez a miles de cosas que en realidad no eran tan importantes como estar aquí hoy, mirando el mar, sintiendo esta brisa acariciante a ratos y amenazante en otros… Y pienso en como nos perdemos de disfrutar de la parte mas bella de nuestro paso por la Tierra: el camino… y nos fijamos metas, hacemos planes y vamos tan pendientes de alcanzar esos objetivos que nos olvidamos de disfrutar el viaje hacia ellos… nos detenemos en pequeñas cosas, en detalles que pueden elevar o lastimar al ego y que siempre traen enseñanzas pero no son la esencia de la vida… Nos quedamos pegados en las nubes oscuras sin darnos cuenta de que van avanzando y dando paso a nubes más claras y diáfanas que avisan la salida del sol…

Respiro hondo este aire matinal que me energiza totalmente y sigo disfrutando de este suave masaje que hace la arena en mis pies… y vuelvo a sonreír… ¡Es tan bella la vida! Y a veces nos perdemos de todo esto por estar preocupados por cosas que aún no han sucedido o por angustias del pasado… Nada… nada es más trascendente que la vida misma y lo que vamos experimentando en esta travesía no son más que aprendizajes… La Serpiente de Agua se está riendo de mi en el comienzo de sus largas vacaciones de 12 años porque me pasó su examen tan sutilmente que ni cuenta me di que solo era una prueba… Y aquí estoy… terminando de despojarme de cosas que me impiden avanzar… No es fácil, pero voy soltando y desprendiéndome de más capas de piel que aún llevo incrustadas…

Y sigo caminando… y disfrutando…

Vivo este instante eterno como si fuese la primera vez y también la última… no quiero perderme nada y a la vez quiero soltarlo todo… como el vuelo de esa gaviota que pasa por mi frente y quiero voltearme a verla, pero me detengo porque ya me dio el regalo de planear muy cerca de mí ¿Por qué pedir más?  La vida nos da regalos por el tiempo justo para deleitarnos y por querer quedarnos pegado a eso viene el sufrimiento…

Y sigo caminando… No hay nada mejor que disfrutar de este viaje que no se hacia donde me lleva, pero tengo confianza que será hacia mi mayor crecimiento… La vida siempre me ha presentado las mejores cosas con un disfraz horrendo, tal vez para probar mi valor… y lo tomo y descubro que es un regalo maravilloso envuelto en un papel horrible… y aquí estoy con el regalo: viviendo este presente maravilloso mientras voy disfrutando del camino…

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Las Energías del 2014




Cada año trae sus respectivas tareas y conectarnos con la energía del periodo anual es un trabajo que no podemos evadir.
Este ciclo de 365 días está dejando sentir sus poderosas energías variando el clima en todas las latitudes y obligando a muchos a hacer una reflexión acerca de la forma en que han llevado han llevado su vida hasta hoy. Las opciones son renovarse o morir. O morir… para poder renovarse.

Según la numerología estamos viviendo un año 7 (siete) donde hay mucho movimiento, tiempo de avances, cambios y superación.
El siete es un número mágico ya que está impreso en todo el Universo y es como una luz verde que indica avanzar… En este tiempo descubrirás la magia de la vida acercándote a tu ser interno, aceptando que no eres solo la materia que puedes apreciar, eres mucho más. Te conectarás con tu alma y será un año de profundo crecimiento interior.

El Tarot nos pone como tarea el arcano 7 que es la carta de El Carro exigiéndonos dirección, voluntad, coraje, determinación y persistencia. El Carro representa la vida y dejarás de esperar que sea el destino quien se preocupe de ti asumiendo que eres tú y nadie más que tú quien dirige ese carro y puedes decidir la vida que quieres llevar y como y con quienes la vivirás. Tomas conciencia de tu poder y en esa postura no habrá quien te derribe.

El horóscopo chino nos invita a vivir las energías del caballo de Madera que es también el séptimo animal de ese zodiaco oriental…
No cabalgaremos por verdes praderas ni pastaremos junto a ríos de agua cristalina… Será una cabalgata incesante en busca de lo que somos en realidad. Al caballo no le gustan las mentiras y por eso quitará muchas máscaras para dejar al descubierto la realidad… Y hay que ser fuertes para ver lo mejor y también lo peor de cada uno.

Y en el cielo los astros nos motivan a trabajar con las energías de Urano, Neptuno y Plutón integrando en nuestras vidas el cambio, la conexión con lo divino y la transformación. Marte retrogradando nos permitirá viajar al centro mismo de nuestro SER mientras el bonachón Júpiter nos observará con aprobación.
Se transforma esta sociedad que promueve el estancamiento. Descubrimos que somos espíritus viviendo la experiencia humana y ese solo hecho produce un renacimiento interior y social. Aprenderemos a VIVIR abandonando esta sobrevivencia que practicamos todos desde hace siglos. Empezaremos a mirar al otro como una parte de nosotros y crearemos un espacio para dejar salir lo que somos en realidad.

Trae mucho movimiento este año. Quienes no quieren moverse de sus lugares de comodidad tendrán que hacer el esfuerzo o serán arrastrados por la ola de los cambios energéticos. Será como vivir en un constante flic flac… y daremos unas cuantas vueltas que nos permitirán ver las cosas desde puntos de vista muy diferentes... según de que lado de la vuelta estemos mirando.

Si te asustan el vértigo y el constante fluir de emociones, mejor no te metas a la vida porque vivir desde ahora será un experiencia demasiado sorprendente y vertiginosa.

Solo me queda desearte un bello viaje por esta gran aventura llamada 2014…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

domingo, 2 de febrero de 2014

Sin planes a futuro...


Si algo le encanta a mi ego capricorniano es hacer planes y mi ego escorpiano no se queda atrás porque le gusta tener todo bajo control y es así como ellos –mis egos– me obligan a llevar una libreta donde escribo cada cosa que debo hacer diariamente, de lo contario podría olvidarlo y quedar entregada a la sorpresa  y eso es algo que mis egos –los 17 mil que reconozco en mi– no soportarían… pero la vida nos ha dado una lección a todos nosotros –a mis egos y a mi– porque las energías dosmilcatorceanas nos llevan por sendas de aventura y exigen fluir desde el corazón… nada de agendas o programas. Hay que vivir y hacer el camino andando…

En mitad de diciembre partimos con mi familia a la playa, apostando por días de sol, aire más puro, la cercanía con el mar, el silencio, leer algunos libros, más conversación en eternas sobremesas, más cercanía, muchas más carcajadas de las habituales y por paseos al aire libre… Por supuesto yo llevaba mi agenda repleta de actividades por realizar cada día. Hasta me había anotado en un curso de pintura…
Nada más llegar acá empezaron las sorpresas porque una de mis hermanas debió volver a Santiago para cuidar de la casa ya que quien la cuidaría se vio enfrentado a sus propias imprevistos. Y yo, que había renunciado a la terea de cocinera por este año, me vi obligada a retomarla por la partida de mi sister… a los pocos días me resfrié, pero no le di mayor importancia, es el cambio de clima, me dije, pero el resfrío fue empeorando cada día más hasta que tuve que tomar medidas extremas y en mitad de enero tomarme unos días para cuidar de mi y reflexionar acerca de los mensajes que me enviaba el cuerpo a través de esta enfermedad.

La vida, una vez más, estaba oficiando de maestra y vaya si me lo dejó bien claro que lo que se lleva en esta etapa es la no planificación… Está en boga el entregarse a vivir el presente y dejar de tener la cabeza puesta el futuro y el corazón en el pasado… Hay que estar presentes aquí y ahora para no perdernos este viaje maravilloso llamado vida. Sobre todo si tomamos en cuenta que no volvemos a pasar por la misma estación dos veces. Si nos perdimos de algo, no podremos recuperarlo así que si tú amigo lector estás muy ocupado por temas que aún no suceden y te estás perdiendo de jugar con tus hijos, deja ya mismo tu tableta y corre a casa a jugar con tus pequeños porque podría ser que cuando tengas tiempo para jugar con ellos estén tan crecidos que no quieran divertirse contigo.

Y me detengo a pensar en que tengo un padre bastante anciano que está disfrutando como un niño pequeño y yo por andar ocupada en cumplir al pie de la letra mi agenda me pierdo de acompañarlo en ese disfrute… Así que suelto mi agenda… la pongo entre unas revistas sobre la estantería y me prometo no volver a tomarla hasta el día en que regrese a la capital…

Y no hago planes (me cuesta mucho) pero he soltado la costumbre de dejar preparadas las bandejas del desayuno la noche anterior… Estoy aprendiendo a vivir cada instante aún en lo practico porque es difícil vivir plenamente en el presente cuando tienes que cuidar de otros, pero dentro de lo que se pueda intento entregarme a vivir en el hoy y sobre todo a no hacer planes…

Por eso, mi único plan en lo que queda de vacaciones es: no hacer planes…

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Déjanos tu huella...