Seguidores

jueves, 21 de noviembre de 2013

¿Quién no ha muerto?



Finalizamos el periodo escorpiano –cuando el Sol nos ilumina desde el signo de Escorpio– y los invito a reflexionar acerca de cómo ha sido esta etapa donde tuvimos como tarea la transformación profunda.
Escorpio goza de mala prensa –ganada a pulso– y es una energía tan intensa que es difícil de ignorar cuando atravesamos por su oscuro túnel –23 de octubre al 22 de noviembre– ya que nos sentimos impulsados a renovarnos, arrastrados por una fuerza poderosa que nos llama a renacer… pero antes, para poder nacer, debemos morir, así como la semilla muere, inmolándose para darle paso a la flor…

¿Quién de ustedes, queridos lectores, se ha atrevido a morir?

Sospecho que muy pocos, porque dejarse morir implica rendirse, entregarse a la vida –Sí, a la vida– para que ella haga su labor con nosotros…
Morir es una entrega como la que hace el día cuando muere para dar paso a la noche que también en su momento se rinde para dar paso a la luz del amanecer…
Solemos ver la muerte como un paso final y realmente es un paso para ir hacia otra etapa que nos anuncia que no podemos seguir en el mismo lugar porque ya hemos crecido lo suficiente y debemos mudarnos a otro sitio.

Cuando llega Escorpio, en el último tercio de octubre, sabemos que tenemos que morir un poco para poder renacer como el ave fénix…
Sí, yo se que hablar de muerte y esas cosas a muchos les produce temblores y hasta urticarias, pero no es tan malo morir… sobre todo cuando estamos escuchando ya el galope del centauro avisándonos que vienen días mejores en que cabalgaremos por verdes praderas, pastaremos junto a un río cristalino y reiremos a carcajadas con las ocurrencias jupiterianas… pero había que pasar primero por la transformación plutoniana… y aquí estamos todos… hemos muerto, pero para renacer a la vida, pero con una visión diferente,  como la que nos trae el sabio centauro.

Cuando el Sol prepara el equipaje para mudarse de Escorpio a Sagitario es bueno detenerse unos momentos para revisar nuestro avance por las energías escorpianas y preguntarnos: ¿Qué hemos dejado atrás?  ¿Qué aspectos de nuestras vidas estamos dejando morir? ¿En qué áreas nos estamos transformando? Y ¿Estamos listos para un renacer? Porque Escorpio, signo de los extremos, sabe que después de la muerte viene la vida…

No hay de que preocuparse si hemos hecho la tarea y “hemos muerto” y dejado atrás etapas y cerrado algunos ciclos. Si no, quedaremos con ese pendiente para cuando el Sol pase por el grado de Capricornio en que se encuentra Plutón…

Vamos! Mejora esa cara porque mañana 22 de noviembre el aire se contagia de optimismo ya que abandonaremos el inframundo para recorrer verdes praderas montados sobre el Centauro jupiteriano que siempre trae buenas noticias y nos llena de confianza y fe… y sentiremos que valió la pena dejarnos morir… claro que sí…

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Ritual de Luna Llena: Armonizando Polaridades…


Una doble energía nos regala el Universo con la Luna Llena de este domingo 17 de Noviembre porque iniciaremos el día con la Luna hospedada en el signo de Tauro que es el quien más la potenciará en la entrada a su fase de plenitud y pernoctando al final del día en Géminis irradiando un chispeante toque de alegría sobre cada uno de nosotros, para aligerar la fuerte carga escorpiana…
Será un bello obsequio estelar porque tenemos a disposición nuestra dos energías maravillosas además de la de Escorpio quien mantiene alojado al Sol por estos días…

Y nosotros no podemos desaprovechar esta gran oportunidad que nos ofrece el Cosmos y por eso realizaremos una pequeña meditación o ritual y usaremos el eje Tauro-Escorpio (Luna-Sol) para armonizar nuestras polaridades.
Este eje se relaciona directamente con los apegos y la incapacidad de soltar, ya sea materia (Tauro) o emoción (Escorpio).

Las oposiciones representan desequilibrio. Hay un claro antagonismo entre la Luna posada graciosamente en el signo de Tauro y el Sol hospedado tensamente en Escorpio porque la energía Taurina viste la Luna de belleza, sensualidad, goce y terrenidad mientras Escorpio otorga al Sol profunda intensidad, magnetismo, fuerza ante la adversidad y una enorme capacidad transformadora… Son signos opuestos y a la vez complementarios por eso vamos a intentar equilibrar esas polaridades con este simple, pero muy efectivo ritual.

Ponte frente a un espejo o un gran ventanal donde puedas mirarte de cuerpo entero –si es bajo la luz de la Luna tanto mejor– y estúdiate… Percibe el la imagen que te llega a través del espejo y no te detengas ni en tus cabellos ni en tus ojos… mírate hacia adentro y revisa tus características… las que consideras buenas y las malas… Crea las polaridad (el contrario) de cada una de ellas y elige las que quisieras incorporar para ti… Hazlo muy concienzudamente… Luego crea una plataforma imaginaria en el piso, de forma ovalada que te sostenga a ti y a tu reflejo… mírate… ese “otro” es tu polaridad… eso que tú no tienes, lo tiene tu reflejo… Si tú eres alegre, tu otra parte es tristón… Si eres muy inquieto, el otro recibe toda la cuota de serenidad… y así… Puedes permitirle a tu imaginación volar tan alto como quieras y ponerle a “ese otro” las características que quieres para ti.
Tal vez quisieras tener muy buena memoria para retener toda la materia de tus exámenes y quizás tu doble tiene esa capacidad… o quieres ser una persona que capte la atención de los demás con sus palabras, pero en realidad la timidez te domina…  y así… cada cualidad posee su polaridad y tú puedes hoy cobrarle a tu reflejo lo que te a ti te falta…

Cuando tengas muy claro lo que quieres integrar en tu vida cerrarás los ojos y harás girar en tu mente esa plataforma imaginaria que has creado y en ese girar visualizarás como tú y tu doble se fusionan… se transforman en uno solo… Te sientes diferente… Vibras en alegría, en confianza, en optimismo y fe… Abres los ojos y te retiras del espejo…

Respira profundamente y acepta que la energía escorpiana ha generado una gran transformación en todo tu ser… Eres lo que siempre has querido ser y eso no puedes dudarlo ni por un instante…

En esa confianza puedes continuar con tu vida normalmente… Y no olvides dar gracias… Al Universo, a Dios… a los Ángeles… a todos los seres de Luz que nos acompañan…

Gracias… gracias… gracias…

Este ritual lo puedes hacer durante los 3 primeros días de Luna Llena que son el domingo 17, lunes 18 y martes 19 de noviembre… Elige solo un día de estos y hazlo con mucha fe y con amor hacia ti mismo…

Recuerda que con las energías del Nuevo Mundo podemos crear todo lo que queremos así que empieza ya mismo…

Te deseo una bella integración de tu polaridad…

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Tiempo de Volar…


Sí, ya comienzan a sentirse algunas exclamaciones de júbilo… es como un sentimiento común de que lo peor ya pasó y se percibe mayor calma en el ambiente.

La energía reinante sintoniza con los latidos del corazón por eso resulta tan  difícil continuar habitando los reinos de la razón. ¿Quién no quiere renunciar a  un trabajo muy conveniente en pos de hacer lo que más le gusta? ¿O quién no se ha replanteado últimamente su relación de pareja? Poco a poco vamos alineándonos con la nueva vibración y empezamos a hacer consciente que tenemos alas… pero las alas no sirven para quien quiere seguir caminando con sus dos pies, hay que atreverse a usarlas… La vida lo sabe y por eso nos está quitando ese piso firme de debajo de nuestros pies, solo para que nos atrevamos a soltar el vuelo.

Hace algún tiempo escribí en un post la historia de un pajarito que habitaba en un bosque seco y sombrío, y que debía desplazarse muy lejos para encontrar su comida por no atreverse a abandonar la “seguridad” de su nido construido sobre un viejo árbol seco, hasta que un día una ráfaga de viento derribó su árbol ya leñoso y se vio obligado a volar lejos, encontrando un bosque hermoso, lleno de árboles, alimento y muchos amigos… Y así la vida nos está quitando ese tronco en que basamos nuestra seguridad, para obligarnos a salir del entorno conocido a explorar todo lo nuevo y maravilloso que la vida nos ofrece…

Siempre que abandonamos un lugar o espacio nos embarga la tristeza por lo que queda atrás y el temor por lo que tenemos adelante. Las energías del momento presente están ajustadas para liberarnos del miedo, por eso un sentimiento de confianza nos inunda a ratos y queremos correr hacia lo nuevo… pero aún no hemos abandonados del todo el gobierno de la razón y es ella quien nos dice: Detente! Y, aunque obedecemos, dentro de nosotros continúa el llamado a elevarnos, a abandonar este territorio donde no queda más que explorar.

La mejor manera que tenemos de estrenar alas es poquito a poquito… un día un aleteo, otro simular un planeo sin soltar los pies… luego elevarnos… y de pronto ocurrirá… no nos daremos ni cuenta de que estamos volando y observaremos el paisaje desde otra perspectiva mucho más amplia y desde otro nivel de conciencia… pero para eso hay que atreverse… Debemos hacer uso de esa pasión novembrina que nos está inyectando la energía precisa para dar el gran salto… No en vano transitamos hoy por los reinos de escorpio, quien rige la transformación y con su energía nos está impulsando a ser eso que siempre hemos sido, pero que olvidamos porque aprendimos a arrastrarnos en vez de volar…

Pero ¿Qué es volar?

Volar es mirar hacia otros horizontes… volar es confiar en tus capacidades y creer que si puedes… volar es tomar decisiones, optar por cosas mejores, por una vida más plena… Volar es no ponerte límites… Volar es correr un riesgo… es avanzar… es liberarte de las presiones de Ego… Volar es sentir con la cabeza y pensar con el corazón… Volar es ser tú mismo…

Y qué estamos esperando?

¡Todos a volar!!!

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Pasión Novembrina


 El undécimo mes llegó tan brioso y pleno de energías escorpianas, que ya ha empezado a removernos internamente para sacar hasta la superficie aquello que tuvimos celosamente guardado por mucho tiempo.
Salen todos los secretos a la luz porque nada puede esconderse ante claridad reinante y aunque bajo el reino de Escorpio podemos conectar con lo oculto, con las pasiones y obsesiones, con el dolor, las pérdidas, los apegos, la traición y todo ese material que un día guardamos o reprimimos para evitar –según nosotros– sufrir, y de pronto todo queda al descubierto y aquí estamos, enfrentando aquello que creíamos superado.

Muchos siguen pegados en las energías del viejo mundo y miran el panorama a través de un prisma fatalista acompañado de quejas constantes sin hacer consciente aún que ahora toca empoderarnos, porque acá nadie se hace cargo de nadie, cada cual carga su equipaje emocional y deberá crecer a fuerza porque escorpio puede ser un tirano cuando oficia de maestro y querrá sacar los mejor de ti como quien pule un diamante en bruto y exigirá que madures y te hagas cargo de todos tus temas para que puedas relucir como la valiosa joya que eres.
Ya no podemos culpar a nadie de la vida que llevamos porque hemos integrado la creencia de que somos nosotros los únicos creadores de nuestro destino y el viejo paradigma del verdugo y la víctima se ha venido abajo. No existen las victimas, tampoco los victimarios, somos nosotros quienes creamos nuestro destino SIEMPRE y con esa convicción ampliamos  nuestra mente para dar cabida a lo que realmente es importante para nuestro crecimiento y evolución.

Las energías octubrescas nos conectaron con esa gran capacidad soñadora  que todos poseemos y apostaría que hoy has desarrollado gran experticia en crear realidades. Entonces estás listo para agregar a tu gran capacidad creativa el toque mágico: la pasión.

Pasión es esa fuerza arrolladora que nace en lo profundo de tu SER y que te impulsa a hacer algo… Nada detiene el poder de la pasión –y aquí quiero detenerme para especificar que no hablo de pasión sexual sino que de ese sentimiento que te lleva y que te arrastra hacia un objetivo– y ahora te sientes muy motivado a esculpir tu propia vida, moldeando cada detalle de tu futura felicidad.…

La Pasión tiene una vibración muy alta –vuelvo a aclarar que no me refiero a pasión sexual– porque está formada de partículas luminosas que nos impulsan a alcanzar sueños. Vibrar en pasión nos eleva hacia lo más alto y por eso justo cuando cruzamos el portal 11 en este mes 11 nos sentimos fuertemente impelidos a buscar la realización, a ser felices… A luchar por todos esos sueños que yacen aún en los rincones de nuestra mente… es hora de desempolvar sueños y llevarlos a la realidad.

Y debemos empezar ahora mismo porque la vida nos entrega este enorme lienzo en blanco y miles de paletas de colores para que iniciemos la labor creadora. Es hora de pintar nuestro propio Cielo, ese Paraíso que siempre soñamos porque sabemos que existe ya que de allá venimos… Toca dar forma a tantos y tantos sueños que teníamos desde niños ¿Recuerdas? Cuando viniste a este mundo tú sabías que lo que querías ser y hacer, lo tenias muy claro y por eso era feliz… pero con el tiempo y la programación los fuimos olvidando, pero todavía están ahí todos esos sueños maravillosos… esperando que los saquemos del encierro para poder iluminar nuestras vidas…

¡Vamos! No esperes más… Usa tu capacidad soñadora, ponle el toque mágico de la pasión y tendrás ante ti todos tus sueños convertidos en realidad…

Y yo sigo acá… dando vida también a mis sueños…

En Amor y Conciencia.

Me®  

Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Abriéndonos a lo Nuevo: Meditación de Luna Nueva con Eclipse Solar


Mañana la Luna entra a su fase de Nueva y lo hará hospedada en el signo de Escorpio, en compañía de tres planetas junto al nodo norte… y eclipsará al Sol.

Los eclipses abren portales indicando que algo concluye mientras otra cosa se inicia. En este período –que va de aquí a 3 meses– podrás sentir que estás caminando por un puente hacia lo nuevo, un lugar sin retorno. La puerta se cierrará con llave detrás de ti. No hay vuelta atrás.  Una vez terminado el eclipse se abrirán otros canales de percepción y comprenderás cosas que antes no estaban del todo claras para ti.

Un eclipse llega a iluminar con la luz brillante de la verdad esas áreas de tu vida que mantienes ocultas, reprimidas y no resueltas. Actúa como lámpara revelando una condición de la que no se estaba consciente o que ignorábamos que existía. También actúan como motor impulsándonos a tomar decisiones claves para nuestra vida.

El cambio vibracional que experimentamos ahora nos tiene a todos medio revolucionados porque aún no sintonizamos del todo con este poder y nos está costando el avance, ya que se produce la fricción entre las dos energías –la nueva y la antigua– y vamos a tener que sintonizar para poder continuar el camino.

Lo que haremos con esta sencilla meditación/ritual será cerrar una etapa y abrirnos de corazón a lo nuevo, que se viene muy interesante y lleno de posibilidades para todos.

Primero debes crearte un espacio de tiempo durante cualquier día de la primera semana después del eclipse -desde el 3 hasta el 10 de noviembre- de preferencia en la mañana aunque no importa la hora y ojala puedas hacerlo en el exterior o en la ventana o en algún balcón para sentir la luz y el calor del sol sobre ti… Puedes estar sentada o de pie, como tú elijas.
Empezarás visualizándote que caminas por un largo sendero, algo húmedo y sombrío… al final divisas una enorme puerta de hierro que deberás cruzar… Mientras te acercas a la puerta visualizas todas las cosas importantes que has vivido, lo que te ha hecho feliz y lo que no… las personas que te han acompañado en este camino… las que siguen contigo, las que te abandonaron… reconoce tus triunfos y tus derrotas, tus alegrías y tus llantos…
Llegas a la puerta y te detienes. Vas a decidir que cosas de tu vida llevarás contigo a esa nueva vida que empezarás una vez hayas cruzado… elige con el corazón: lo que te hace reír, lo que vibra contigo, lo que te mantiene alegre, lo que te eleva… ¿Ya estás listo?

Abres la enorme puerta y te asombras de ver y sentir un Sol tan radiante… El aire está tan limpio, tan cálido y escuchas el dulce trinar de los pajaritos. La vegetación cubre los prados y se aprecia una primavera en todo su esplendor… Bellas flores y arboles cargados de frutos prontos a madurar. Salen a encontrarte las personas que has elegido seguir caminando con ella y te deleitas con un nuevo sentimiento de paz y armonía que reina en el lugar…

Cierras esa puerta con doble cerradura con sus respectivas llaves y las lanzas lejos… Ya no hay vuelta atrás… Tienes ante ti una vida nueva y tienes que  empezar a vibrar en alegría, en frescura y honestidad. Dejaste morir tu lado viejo y estás renaciendo como el Ave Fénix…

Siente la emoción de tu nueva vida… vibra en armonía, en compasión.

Ahora deberás hacer un trabajo de voluntad cada día para no volver a conectar con las viejas energías de apego, drama, dependencia, control y miedo del viejo mundo… Debes mantenerte fuerte porque tu esfuerzo ahora está puesto en alinearte con las nuevas energías, con la claridad, con la Luz…

Culminas la meditación/ritual con un gesto de apertura hacia lo que viene y abres tus brazos, los elevas hasta el cielo y repites este poderosísimo mantra:  Gracias, gracias, gracias…

Bienvenidos todos a esta nueva etapa en nuestras vidas…

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Déjanos tu huella...