martes, 24 de julio de 2012

Limpieza con Mantras



 Del mismo modo que tomamos nuestro baño diario para higienizar el cuerpo, se hace muy necesario hacer un “mantrasnaan”, es decir, un baño diario de mantras, para limpiarnos de nuestra propensión a los pensamientos negativos. Esto purifica el cuerpo y el alma, además de mantenernos  alegres y serenos.

Es necesario ser muy conscientes de que así como poseemos nuestro cuerpo físico, también tenemos un cuerpo energético que absorbe energías de todos los ambientes en que nos movemos… Somos influenciados por todas las vibraciones que nos rodean y por eso debemos limpiar nuestro cuerpo energético tan seguido como aseamos en cuerpo físico. Puedes hacerlo incluso mientras te bañas.

El zodiaco occidental está formado por 12 signos y 9 planetas que se van moviendo a través de estas constelaciones y, lo creamos o no, sus posiciones nos van afectando tanto positiva como negativamente, pero muchas veces pesan más los efectos negativos en nosotros y para ello se hace necesario un “mantrasnaan” que podría ser el Ajai Alai 108 veces.

La tradición oriental recomienda entonar 108 veces un mantra ya que ese número es el resultado de los 9 planetas multiplicados por las 12 constelaciones. Se dice que entonar 108 veces un mantra –cualquiera de ellos- anula cualquier efecto negativo, realzando solo los aspectos positivos de los planetas en nosotros.

Si estás triste o deprimido, podrías entonar 108 veces el Om Tare Tuttare Soa que te mantiene en un estado de felicidad constante y elimina los agentes de la depresión.

Te invito a hacer todos los días una limpieza energética con mantras, toma menos de 10 minutos y así integras a tus practicas de desarrollo espiritual, la entonación de estos cantos sagrados que siempre traen paz a nuestra alma.

Ponlo en practica y nos cuentas los resultados…

Sat Nam.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

miércoles, 11 de julio de 2012

Tu historia… la mía…



Conozco tu historia, aunque quizás tú no la recuerdas. Es una historia común. La de muchos que habitamos el planeta. Te la recordaré:

En épocas muy remotas, en otro tiempo y espacio, cuando eras pura luz tomaste una decisión trascendental: elegiste encarnar en la Tierra para conocer la tercera densidad. Traías como única finalidad, crecer, evolucionar… Vivir…
No querías perderte ninguna de las experiencias y tu entusiasmo era febril… Sabías que no sería fácil, por el contrario, que podía ser muy duro, y aún así asumiste el riesgo y te comprometiste en este acto de amor hacia la humanidad porque sabías que no estarías solo… miríadas de seres de luz estarían apoyando tu tarea así como de otros que al igual que tú, tomaron la sagrada decisión de venir hasta acá.

Y llegamos aquí, sin saber que durante el viaje olvidaríamos la misión, nuestros objetivos, nos desconectaríamos de nuestro poder e incluso olvidaríamos nuestro origen divino… Conocimos el miedo, esa sensación que nos paraliza y no nos deja SER…. Perdimos entusiasmo y muchas veces lamentamos estar aquí porque conocimos la mentira, la enfermedad, la soledad, la separación, la envidia, la competencia, el desamor… Tantas veces quisimos abortar la misión y regresar a casa… pero nuestro amor y compromiso con la evolución de este bello planeta nos mantuvo aquí… adoloridos… pero firmes…

A mitad de camino, justo cuando creímos que las fuerzas se acabarían descubrimos el secreto mejor guardado para los humanos, la razón de porque se pierden en el camino. Ese secreto es que todo, absolutamente todo lo que necesitamos para vivir y crecer está dentro de nosotros…. Y perdimos un tiempo maravilloso buscando allá afuera el amor, la aprobación, la valorización, el éxito, la felicidad…
Y en ese punto empezamos a conocer la plenitud…

Amarnos nos volvió poderosos. Porque vivir en el estado de Amor es lo que permite que avancemos a través de los giros de la espiral evolutiva… vivir en división hace que rodemos en eternos círculos porque no podemos sintonizar con frecuencias más elevadas, quedando atrapados girando una y otra vez en lo mismo y la vida se vuelve aburrida, dura, dolorosa, vacía… Pero el Amor nos salvó… Volvimos a ser nosotros, recuperamos la identidad… a ratos el Alma nos susurraba la misión, pero aún sin tener muy claro a que habíamos venido seguimos trabajando, enseñando, compartiendo y disfrutando de este viaje que ya se había tornado muy placentero.

El miedo fue alejándose hasta no saber más de él… Recobramos la confianza, el autoestima y la alegría inundó nuestros corazones.
Nos volvimos perceptivos, sensibles a lo que sucedía dentro y fuera de nosotros… encontrábamos un significado a cada acontecimiento y aprendimos a leer las señales que le universo nos enviaba en todo momento… Nos reconectamos con la esencia… volvimos a SER…

A pesar de no dar cabida al orgullo, nos sentíamos especiales, cumpliendo una labor importante y que no podíamos fallarle a esos seres luminosos que confiaron en nosotros…

Sí, nuestra labor era ayudar a despertar a esta humanidad aún somnolienta y lo estamos haciendo… cada cual con sus recursos, desarrollando su Don y llegando así a tocar las almas de los demás para que todos recuerden que estamos aquí para ser felices y no para sufrir… Estamos desenchufando de la matrix a tantos seres humanos porque antes fuimos capaces de desconectarnos nosotros mismos y ver la realidad…

Somos muchos… y no estamos solos…

Algunos con terapias, otros hacen y dictan cursos, escriben libros, hacen películas, dan conferencias o publican en la red para que otros lean…
Hay una enorme masa crítica trabajando para que las energías del planeta cambien… Y el cambio está en marcha porque tú has tenido el coraje de seguir adelante… porque aún sin saber que venía más adelante confiaste y te entregaste…

Esta es tu historia… la mía… la de todos… ¿Recuerdas?

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

viernes, 6 de julio de 2012

Mercaderes Espirituales



Que nuestra sociedad se ha convertido en ávida consumista no es novedad… Abundan la desesperanza y el vacío existencial… Es tanta la desesperación que muchos están dispuestos a pagar grandes sumas de dinero a cambio de un poco de esperanza o la salvación de su alma… y es ahí donde aparecen ciertos terapeutas, maestros, magos, hechiceros y gurúes ambulantes que pretenden venderte el milagro del éxito sin haberlo conquistado ellos en ningún área de sus vidas y te convencen de que bastará con que imagines lo que quieres para crear ante tus ojos una realidad a tu medida… Son personas muy hábiles con la palabra aunque no mucho con el intelecto y subestiman a los demás creyendo que no tiene capacidad de darse cuenta que la realidad que ellos mismos se han creado es una fantasía... Buscan generar en los otros una dependencia para que siempre estén necesitando de ellos con la única finalidad de lucrar…

Ya se que es duro despertar y enterarse de que les han tomado el pelo y que ese éxtasis espiritual era fruto de una fantasía generada por la exaltación de los sentidos que es lo único que logran estos seres que pululan por todas partes. Solo buscan fortalecer al ego en las personas que es la presa más fácil de conquistar con halagos desmedidos... y el ego, que desde hace un tiempo vive una lenta agonía sabiendo que en cualquier momento despertarás y deberá rendirse ante la luminosidad del Ser, por eso caerá rendido ante esta oferta de sobrevivencia.… Al ego le conviene que sigas muy dormido para tenerte controladito.

Como reconocer a estos mercaderes…

Es bien simple… Como todo mercader ellos han montado su negocio y buscarán que acudas a él ofreciéndote alguno o muchos productos que puede ser un libro, un cd, un breve curso para despertar la kundalini, para abrir tu terceo ojo o tu chacra cordial… Te invitarán a eventos, cursos y alguna terapia ultra flash o cualquier cosa que les reditúe algún dividendo.

También pueden venderte velas, geles, hierbas o algún baño para descarga para males que otras personas te causan porque no les interesa que seas consciente de que lo que te ocurre es la cosecha de lo que has sembrado por eso te convencerán que la culpa es de otros que te envidian –porque eres muy especial– y desean tu mal… y solo ellos pueden protegerte.

Piden donaciones por su trabajo que muchas veces solo consiste en tomar escritos de algunas paginas prestigiosas y ponerlos en sus webs, blogs o paginas de redes sociales, parafraseando a autores reconocidos… 

La mayoría usa un lenguaje bastante azucarado y te tratarán de mi amor, mi vida, mi tesoro, mi cielo, como si te conocieran de toda la vida. Proclamarán que su ideal es vivir en armonía con todo el mundo y te dirán cada vez que puedan que eres un ser especial, que tienes mucha luz y que has sido  elegido para llevar a cabo una gran misión pero que solo podrás cumplirla con el apoyo de ellos.

Harán de todo lo imaginable por figurar: Comprarán espacios en revistas, radios, programas de TV para desarrollar una auténtica oda autorreferencial, aún sabiendo que nadie los escucha. Destacarán que conocen a algún reconocido y prestigioso gurú del que se cuelgan parafraseándolo en todo momento, se tomarán fotos con algún famosillo para que veas que ellos se mueven en la élite… Subirán algún video a YT para enviarte amor y amistad… mencionarán cada tanto la cantidad de seguidores que tienen en sus paginas –promocionadas como inversión para su negocio– cada dos segundos te mandarán al link para que compres su pequeño manual (de no mas de 40 hojas) que te entregará la llave del éxito que ellos aún no conquistaron y tratarán de convencerte de que solo lograrás la evolución espiritual consumiendo sus productos.

Vivirán con la atención centrada en la cantidad y siempre buscarán sacar más y más de ti: Atenciones, presencia en todos sus actos, difusión de algún evento etc. Siempre estarán con la calculadora en la mano para sacar cuentas…

En realidad son verdaderos maestros del caradurismo porque ni el pudor ni la ley de causa y efecto los detendrá a la hora de usar artimañas para engatusarte y sacarte atención. Son hábiles comerciantes que han visto en la necesidad de la búsqueda espiritual una oportunidad para lucrar. Mercaderes hay en todas las profesiones y el mundo espiritual tiene como único control de calidad el corazón y no todos los tienen abierto para descubrir la verdad que les hará libres...

Pero no se preocupen… con todo eso ellos solo lograrán obtener sus 5 minutos de fama y volver luego a sus anónimas y opacas vidas… El Universo solo conspira a favor de la luz y la verdad por lo que no permitirá que seres inescrupulosos manipulen este tiempo luminoso y verdadero… Así que si encuentras en tu vida a alguno de estos mercaderes espirituales déjalo ser… no eres tú quien debe juzgarle sino el Universo que permanece siempre atento a cada una de nuestras acciones.

La verdad es que todo lo que prometen estos mercaderes puede ser real. Pero nadie despertará tu corazón en una reunión, ni podrás canalizar en un curso vía skype ni mucho menos serás un iluminado en un seminario de fin de semana… Todo puedes alcanzarlo pero con algo que se llama trabajo interior y que estos comerciantes del espíritu no son capaces de brindar.

 Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Déjanos tu huella...