sábado, 31 de octubre de 2009

Solitud...



Todos los esfuerzos dirigidos a evitar la soledad han fallado, y fallarán porque están en contra de los fundamentos de la vida. Lo que se necesita no es algo para olvidar la soledad, se necesita tomar conciencia de esa «solitud» que es una realidad.

Y es tan hermoso experimentarla, sentirla, porque es tu libertad respecto a la multitud, el otro. Es nuestra libertad que nos quita el temor de sentirnos solitarios. La palabra «solitario» inmediatamente produce una herida, un vacío que hay que llenar; lastima. Sé algo que lo llene.

«Solitud», esa palabra no sugiere el sentido de herida, de vacío que debe ser llenado. Solitud significa que estás completo, no necesitas a nadie para completarte.

Así pues, trata de encontrar tu más profundo centro donde siempre estés solo. En la vida, en la muerte, dondequiera que estés, estarás solo. Pero esto es tan pleno —no es un vacío—, está tan completo y desbordante de savia vital, de todas las bellezas y bendiciones de la existencia, que en cuanto se ha probado la solitud, la pena del corazón desaparece. En su lugar surge un nuevo ritmo de inmensa dulzura, paz, gozo, felicidad beatífica.

Esto no significa que un hombre centrado en su solitud —completo en sí mismo— no pueda hacer amigos; de hecho sólo él puede hacerlos, porque ahora no es ya su necesidad, sólo quiere compartir. Tiene tanto que puede compartir.

  Osho

Me®

jueves, 29 de octubre de 2009

Felicidad...

En India existe un tipo de hombre muy peculiar que se complace en tener las menores necesidades posibles.
Sólo lleva consigo un poco de harina, una pizca de sal y ajíes atados en un trapo. Cuenta con una escudilla y una cuerda para sacar agua de los pozos.
No necesita nada más.
Anda a pie, cubriendo 10 a 12 millas diarias. La masa que come la hace sobre el trapo, luego junta unas ramitas para hacer fuego y la cocina sobre el rescoldo.
Eso se llama batí.
El sabor que le encuentra no proviene del gusto que tiene sino del apetito que da la faena honesta y el contento de la mente.
Ese hombre tiene a Dios por amigo y se siente más rico que cualquier rey o emperador. Dios no es amigo de quiénes codician interiormente las riquezas de los otros.
Todos pueden imitar este ejemplo y gozar de una paz y una felicidad inefables, radiándolas a los demás. Por otra parte, si uno ansía riquezas, tiene que hacer uso de la explotación, sea cual fuere el nombre con que se la llame.
Pero aún así, los tesoros no hacen millonarios.
La verdadera felicidad se produce sólo en el contento y la camaradería de Dios.

Mahatma Gandhi.

Me®

lunes, 26 de octubre de 2009

Todo...


Todo proviene del amor, incluso cuando no lo parece. 

Hasta aquellas personas que nos hacen cosas que nos reportan sufrimiento, están llevando a cabo un gran acto de servicio, porque nos están proporcionando información a través de esa experiencia sobre adónde necesitamos llevar más luz.

Chris Griscon

Me®

sábado, 24 de octubre de 2009

La vida es vivir...


No es una cosa, es un proceso. No hay otra forma de conocer lo que es la vida más que viviendo, estando vivo, fluyendo, discurriendo con ella. Si buscas el significado de la vida en algún dogma, en una determinada filosofía, en una teología, da por seguro que te perderás lo que es la vida y su significado. La vida no te está esperando en ninguna parte; te está sucediendo. No se encuentra en el futuro como una meta que has de alcanzar, está aquí y ahora, en este mismo momento, en tu respirar, en la circulación de tu sangre, en el latir de tu corazón. Cualquier cosa que seas, es tu vida y si te pones a buscar significados en otra parte, te la perderás.

Osho


Me®

jueves, 22 de octubre de 2009

El amor...

El amor no es un negocio, así que deja de tratarlo como tal. Sino, malograrás tu vida, el amor y todo lo que hay de hermoso en ello, porque todo lo que es bello no es en absoluto negociable.

El negocio es la cosa más fea del mundo, un mal necesario. Pero la existencia no sabe acerca de negocios. Los árboles florecen, no es un negocio; las estrellas brillan, no es un negocio y no tienes que pagar por ello y nadie te exige nada. Un pájaro viene y se posa en tu puerta, te canta una canción y no te pide dinero o algo así. Ha cantado su canción y luego, muy contento se va volando, sin dejar huellas. Así es como el amor crece. Da y no esperes a ver cuánto puedes conseguir.  

 

Osho

Me®

miércoles, 21 de octubre de 2009

Construyendo el futuro

Con frecuencia te intranquilizas por el futuro, pensando que no estás al abrigo de accidentes, de enfermedades, de la miseria. . . Pero, ¿por qué te envenenas la existencia imaginando un futuro tenebroso? Ciertamente nunca se sabe lo que nos reserva el porvenir, pero la mejor forma de evitar las desgracias que tememos, consiste en intentar vivir el presente razonablemente.

El futuro corresponderá ... a lo que estés construyendo ahora. Pues es "el ahora " lo que cuenta. Así como el presente es una consecuencia, un resultado del pasado, el futuro es una prolongación del presente. Todo se sostiene; el pasado, el presente y el futuro no están separados. El futuro se edificará sobre los cimientos que coloques ahora. Si estos cimientos son de mala calidad, evidentemente vale más que no esperes un futuro excepcional; pero si son buenos, es inútil intranquilizarse: con estas raíces, tendrás este tronco, estas ramas y estos frutos.

El pasado ha pasado, pero ha traído al mundo el presente, que lleva las raíces del futuro. Por consiguiente debes construir desde ahora tu porvenir mejorando el presente. Para ello debes preguntarte cada día: " Veamos, hoy, ¿qué he dicho, qué he hecho?" y si has obrado mal, si has tenido malos sentimientos, malos pensamientos, tienes que saber que te has puesto de parte de las fuerzas negras y que éstas van a destruir tu futuro.

Si has vivido mal una jornada, intenta al menos, antes de acostarte, detener sus efectos teniendo pensamientos positivos, tomando las mejores decisiones para el día siguiente. Esos pensamientos irán como abejas a limpiar y a repararlo todo durante la noche, con lo cual abordaras el día siguiente en óptimas condiciones.
Omraam M. Aivanhov
Me®

lunes, 19 de octubre de 2009

El gusanito y el grillito



Un pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un Grillito: - ¿Hacia dónde te diriges?, le preguntó: Sin dejar de caminar, la oruga contestó: - Tuve un sueño anoche; soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo. Sorprendido, el grillito dijo, mientras su amigo se alejaba: - ¡Debes estar loco!, ¿Cómo podrías llegar hasta aquel lugar? - !Tú, una simple oruga!. Una piedra será para ti una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco una barrera infranqueable. Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escuchó. Sus diminutos pies no dejaron de moverse. La oruga continuó su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros. Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron a nuestro amigo a desistir de su sueño! -¡No lo lograrás jamas! - le dijeron -, pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir. Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar y construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar: - Estaré mejor, fue lo último que dijo, y murió. Todos los animales del valle por días fueron a mirar sus restos. Ahí estaba el animal mas loco del pueblo. Había construido como su tumba un monumento a la insensatez. Ahí estaba un duro refugio, digno de uno que murió "por querer realizar un sueño irrealizable". Una mañana en la que el sol brillaba de una manera especial, todos los animales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en una ADVERTENCIA PARA LOS ATREVIDOS. De pronto quedaron atónitos. Aquella concha dura comenzó a quebrarse y con asombro vieron unos ojos y una antena que no podía ser la de la oruga que creían muerta. Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas arcoiris de aquel impresionante ser que tenían frente a ellos: UNA MARIPOSA. No hubo nada que decir, todos sabían lo que haría: se iría volando hasta la gran montaña y realizaría un sueño; el sueño por el que había vivido, por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir. "Todos se habían equivocado". Dios no nos hubiera dado la posibilidad de soñar, si no nos hubiera dado la oportunidad de hacer realidad nuestros sueños...


Cuento tradicional.

Me®

domingo, 18 de octubre de 2009

El Loto, símbolo del desarrollo espiritual



El loto es el símbolo del desarrollo espiritual, de lo Sagrado y de lo Puro. Los Buddhas en meditación son representados sentados sobre flores de loto y la madurez de la meditación (dhyâna) se simboliza por la flor de loto abierta, cuyo centro y pétalos llevan grabados símbolos de figuras de diferentes Buddhas y Bodhisattvas o de sus atributos, o bien figuras complementarias, según su carácter o sus funciones. Del mismo modo, los centros de consciencia en el cuerpo humano, están representados por flores de loto provistas, según sus funciones, de un número mayor o menor de pétalos y con diversos colores que se corresponden con su particular naturaleza..

El significado original del loto se extrae de la siguiente similitud: así como la flor de loto se abre paso desde el fondo de la oscuridad del estanque, sube a la superficie del agua y se abre después de haberse elevado por encima de su nivel, sin mantener contacto ni con la tierra ni con el agua, a pesar de haber nacido de ellas, así el espíritu, nacido de este mundo, abre sus pétalos, sus cualidades, después de haberse liberado de la corriente burbujeante de las pasiones y de la ignorancia y de haber transformado las fuerzas tenebrosas de las profundidades en la pureza clara del néctar de las flores, la consciencia iluminada (bodhi-citta), la incomparable gema (mani) en la flor de loto (padma).

Del mismo modo el Santo, por su altura espiritual, está por encima del universo. Sus raíces permanecen en las sombrías profundidades del mundo, pero su cabeza se eleva hacia la plenitud de la luz. Abarca los mismo las profundidades que las cimas, la oscuridad como la luz, lo material como lo inmaterial, la limitación de lo individual y lo universal sin límites, la forma y la no-forma, el samsarâ y el nirvâna, todo ello gracias a la síntesis viva de su identidad. Por eso se dice del que está totalmente despierto: « El Iluminado no es prisionero ni del ser ni del no ser, el Santo se escapa a todos los opuestos.» (Nâgârjuna).

Si el empuje hacia la luz no estuviera ya latente en el germen escondido en la profunda oscuridad de la tierra, el loto jamás tendería hacia la luz...

Lama Anagarika Govinda


Me®

Enamorarse...



Es un hecho conocido que cuando te enamoras de un hombre no te enamoras del hombre real, te enamoras del hombre de tu imaginación. Cuando no estáis juntos y lo ves sólo desde el balcón, o lo encuentras en la playa por unos momentos, o le tomas la mano en el cine, empiezas a pensar: «Estamos hechos el uno para el otro» Pero nadie está hecho para el otro. Es tu imaginación proyectada sobre el otro, inconscientemente. Tú creas cierta aura alrededor del hombre y el otro la crea en torno a ti.

Todo parece ser tan bello porque lo haces bello, porque sueñas evitando la realidad. Y ambos tratáis de todas las formas posibles de no perturbar la imaginación.

Así pues, la mujer se comporta del modo que el hombre desea; el hombre se comporta como la mujer quiere. Pero esto lo puedes hacer sólo por unos minutos o unas horas como mucho. En cuanto os casáis y tenéis que vivir juntos veinticuatro horas al día, se vuelve pesado tratar de aparentar lo que no eres.

Sólo para satisfacer la imaginación del otro, ¿cuánto tiempo puedes actuar? Tarde o temprano esto te pesará y empezarás a vengarte. Empiezas a destruir todo lo que el otro ha inventado acerca de ti porque no quieres dejarte aprisionar, quieres ser libre para ser tú mismo.

Y la situación de la otra persona es la misma, quiere ser libre para ser ella misma. Y éste es el constante conflicto entre amantes y en todas las relaciones.

Osho


Me®

jueves, 15 de octubre de 2009

Amanecer y Ocaso


El sol se despedía del Imperio Tré. El vasallo caminaba junto a la anciana del molino amarillo. Iban conversando sobre la vida.

- “¿Qué es lo que más te gusta de la vida, anciana?”

La viejecilla del molino amarillo se entretenía en lanzar los ojos hacia el ocaso.

- “Los atardeceres”

El vasallo preguntó, confundido:

- “¿No te gustan más los amaneceres? Mira que no he visto cosa más hermosa que el nacimiento del sol allá, detrás de las verdes colinas de Tré”

Y, reafirmándose en lo dicho, agregó:

- “¿Sabes?... Yo prefiero los amaneceres.”

La anciana dejó sobre el piso la canastilla de espigas que sus arrugadas manos llevaban. Dirigiéndose hacia el vasallo, con tono de voz dulce y conciliador, dijo:

- “Los amaneceres son bellos, sí. Pero las puestas de sol me dicen más. Son momentos en los que me gusta reflexionar y pensar mucho. Son momentos que me dicen cosas de mí misma.”

- “¿Cosas? ¿De ti misma...?”, inquirió el vasallo. No sabía a qué se refería la viejecilla con aquella frase.

Antes de cerrar la puerta del molino amarillo, la anciana añadió:

- “Claro. La vida es como un amanecer para los jóvenes como tú. Para los ancianos, como yo, es un bello atardecer. Lo que al inicio el precioso, al final llega a ser plenamente hermoso. Por eso prefiero los atardeceres... ¡mira!”

La anciana apuntó con su mano hacia el horizonte. El sol se ocultó y un cálido color rosado se extendió por todo el cielo del Imperio Tré. El vasallo guardó silencio. Quedó absorto ante tanta belleza.


Cuento tradicional

Me®

miércoles, 14 de octubre de 2009

Dar Gratuitamente



 
Las personas son irracionales, inconsecuentes y egoístas,
ámalas de todos modos.

Si haces el bien, te acusarán de tener oscuros motivos egoístas,
haz el bien de todos modos.

Si tienes éxito y te ganas amigos falsos y enemigos verdaderos,
lucha de todos modos.

El bien que hagas hoy será olvidado mañana,
haz el bien de todos modos.

La sinceridad y la franqueza te hacen vulnerable,
sé sincero y franco, haz el bien de todos modos.

Lo que has tardado años en construir puede ser destruido en una noche,
construye de todos modos.

Alguien que necesita ayuda de verdad puede atacarte si lo ayudas,
ayúdalo de todos modos.

Da al mundo lo mejor que tienes y te golpearán a pesar de ello,
da al mundo lo mejor que tienes de todos modos.

Cartel en la pared de Shishu Bhavan, la Casa Infantil de Calcuta

 

Me®

martes, 13 de octubre de 2009

Dispuesta a perdonar

 
Me gusta la sensación de libertad que siento cuando me quito la pesada capa de críticas, miedo, culpa, resentimiento y vergüenza.
 
Entonces puedo perdonarme a mí y perdonar a los demás. Eso nos deja libres a todos.

Renuncio a darle vueltas y más vueltas a los viejos problemas.Me niego a seguir viviendo en el pasado.
 
Me perdono por haber llevado esa carga durante tanto tiempo, por no haber sabido amarme a mí ni amar a los demás.

Cada persona es responsable de su comportamiento, y lo que da, la vida se lo devuelve.
 
Así pues, no necesito castigar a nadie, todos estamos sometidos a las leyes de nuestra propia conciencia, yo también.

Continúo con mi trabajo de limpiar las partes negativas de mi mente y dar entrada al amor.
 
Entonces me curo.

Louise Hay

Me®

domingo, 11 de octubre de 2009

Ilumin - Hada



Hablar de iluminación nos hace pensar en una vida llena de ascetismo y en luchas por alcanzar objetivos supra humanos… y al ego le encanta que lo veamos así porque eso pone trabas a nuestro esfuerzo por alcanzarla.

Iluminarse nos es otra cosa que hacer contacto con nuestra luz interior. Encender esa chispa divina que habita en nosotros.

Alcanzar el estado de Iluminación es aquello que nos hace recobrar ese estado natural con que nacemos y que nos hacía tan felices y plenos cuando éramos niños ya que permanecíamos conectados con ese algo superior que nos permitía sentirnos dueños del mundo y confiar plenamente en que el Universo nos proveería de todo cuanto necesitáramos… El crecimiento, la educación y la sociedad nos obligan a vernos como fragmentos aislados y nos sentimos separados de todo cuanto nos rodea… Es ahí cuando el miedo se apodera de nosotros y el ego hace un festín porque empieza a controlarnos desde la mente: "No hagas esto, no digas lo que piensas, mucho menos lo que sientes, no muestres debilidad que quedas vulnerable ante los demás, etc." Todo se vuelve un deseo por agradar al resto y hacernos un lugar para sentirnos incluidos en este mundo que a la vez nos parece tan ajeno.

Ya hemos caminado mucho tiempo al lado del miedo mientras el ego de frota las manos de gusto al sentirse triunfador una vez más… pero ya no… esta vez podemos derrotarlo… y no vamos a pelear con Mr Ego, eso sería darle demasiada importancia… simplemente ignoraremos sus comentarios y nos permitiremos fluir… así, como cuando eramos niños y nada ni nadie impedía que nos sintiéramos uno solo con el Universo y en esa conexión volver ser lo que somos e iluminarnos con la luz del corazón…

Encontrémonos con nuestra verdadera naturaleza, esa que trasciende la forma y la norma establecida, esa voz que nace desde el fondo del alma. Iluminémos con nuestra propia luz interior y seamos capaces también de iluminar a los demás…

Me® 

sábado, 10 de octubre de 2009

Empieza a celebrar...



Todo el mundo está sufriendo tanto que necesita encontrar una razón cualquiera para explicarse a sí mismo el porqué de su sufrimiento. Y la sociedad te ha dado una buena estrategia: juzga.

Primero, naturalmente, te juzgas a ti mismo en todo. No hay hombre perfecto y no lo puede haber —la perfección no existe—, así que juzgar es muy fácil. Eres imperfecto, por tanto hay cosas que lo demuestran. Y entonces te enfadas, te enfadas contigo y con el mundo entero. ¿Por qué no soy perfecto? Y entonces miras con una única idea: buscar en los demás las imperfecciones.

Y entonces quieres abrir tu corazón, naturalmente, pues a menos que abras tu corazón no puede haber celebración en tu vida, ésta estará casi muerta. Pero no puedes hacerlo directamente. Tienes que arrancar tus condicionamientos de raíz.

Así pues, la primera cosa es dejar de juzgarse uno mismo.

En lugar de juzgarte, empieza a celebrarte con todas tus imperfecciones, tus fragilidades, errores, fallas. No te exijas ser perfecto. Eso es simplemente pedir lo imposible, y luego te sentirás frustrado.

Después de todo, eres un ser humano.

Osho

Me®

jueves, 8 de octubre de 2009

Ignorancia…



Tantas veces que nos han dicho y hemos llamado ignorantes a otros sin ser conscientes que en este mundo somos todos ignorantes.

Nos movemos en una sociedad donde la humildad está mal vista y para reconocerse ignorantes hay que poseer una buena dosis de sencillez y otra altísima dosis de sentido común. Porque no puedes saberlo todo en la vida.

Todos ignoramos algo en esta vida y es mucho más lo que ignoramos que lo que conocemos… Atribuirse el don del conocimiento es la mayor ignorancia. Porque conocer de Astronomía, Ciencias, Letras, Geografía, Anatomía, Arte, Psicología, Física, (solo por nombrar algunos conocimientos) sería una genialidad… y todos conocemos la torpeza de algunos conocidísimos genios que no eran capaces de abrocharse el cinturón o anudarse los zapatos pero que estaban enterados de la forma, composición, tamaños y velocidad de cada planeta…

El Sabio es quien acepta que hay todavía un Universo por descubrir y no basa su sabiduría en cuanto conoce sino en cuanto ha vivenciado…

Me he declarado ignorante en muchas oportunidades, ante el estupor de algunos… Una vez un alumno de astrología me preguntó: Si existe la Astrología en Marte ¿Cómo perciben la energía de la Tierra los Marcianos? y le respondí: “No lo sé”… En ese curso estaba también un profesor de mates que en la hora del Break me dijo: Un Maestro jamás debe decir a sus alumnos que no sabe algo. No puedes quedar como ignorante frente a tus alumnos” - Pero es que no puedo saberlo todo en la vida, le rebatí… y él solo reafirmó su creencia de que yo soy una ignorante…

Ese incidente me sirvió para comprender porque las personas van por la vida mostrándose sabedoras de muchas cosas sin serlo.
Siempre digo que mi inglés es precario y una vez viajé con unas amigas en que todas –menos yo– afirmaban dominar el inglés y la realidad es que si, hicieron cursos y recibieron el diploma de conocedoras del inglés, pero en la practica fui yo quien tuvo que salvar situaciones en restoranes y hoteles…

¿Por qué cuesta tanto decir “no se”? Si la realidad es que no podemos poseer todos los conocimientos. Por eso existen los médicos, profesores, abogados, policías, albañiles, bomberos, arquitectos, etc. Porque hay personas que profesionalizan sus habilidades para entregarnos su saber cuando necesitemos de ellos. Sería maravilloso que pudiéramos saberlo todo, pero en este nivel de conciencia se hace imposible, cuando nos desarrollemos más quizás…

Es Sabio quien conoce cuanto ignora y necio es quien cree saberlo todo” dijo alguien y es tan cierto…
Cuantas personas van por la vida de predicadores enseñándole a los demás como comportarse y demostrando sus conocimientos sin ser para nada conscientes de cuanto les queda por aprender. Y el ego (mente) salta de gusto porque los tiene convencidos de que solo a través de él pueden aprender almacenando conocimientos que de verdad no sirven de mucho a la hora de crecer y evolucionar.

Por eso mis amables lectores, no tengan miedo de parecer ignorantes a los ojos de los demás… todos los somos en alguna medida. Lo importante es saber de esos temas que nos apasionan, de lo que nos hace feliz… Así que no importa que seas un biblioteca viviente de rock latino porque vibras con esa música y te pone el vello de punta escucharla, pero que no seas capaz de cambiar la llave del baño cuando se rompe… No pasa nada, no hay acabo de mundo por eso… simplemente llamas al fontanero y punto… Tú sigue vibrando con la música de Soda…

… y yo sigo acá con mis cosas porque aunque no entiendo nada de números y me cuesta sacar cuentas al pagar en el supermercado –en lo macro y en lo micro– aquí sigo con mis almacigueras de albahaca y tomillo, que es lo que me gusta…

Un abrazo sabio para cada uno de ustedes de parte de esta ignorante…

Me® 

Déjanos tu huella...